Alumnos en fuera de juego

A.A.
-

Los estudiantes palentinos de la Universidad de Valladolid desconocen en su mayoría cómo afrontarán el final del curso y cómo se desarrollarán los exámenes finales

Alumnos en fuera de juego - Foto: Jonatan Tajes

La situación de confinamiento a causa de la pandemia por el virus Covid-19 está dificultando, como es lógico, la docencia en los centros educativos. En particular, se está cebando en las universidades donde, en la mayoría de los casos, no hay un criterio claro.
El pasado 21 de abril los alumnos de la Universidad de Valladolid, bajo la etiqueta #LaUVaNORESPONDE, transmitieron y reflejaron su indignación ante la falta de docencia, la insuficiencia de medios, el desconocimiento y la incertidumbre sobre su evaluación, entre otros. En poco tiempo, la etiqueta ya era tendencia nacional, con miles de tweets destinados a reflejar esta situación, tal y como adelantó este periódico.
 De hecho, el día 17 la Universidad de Valladolid (UVa) decidió que se daba por finalizado el presente curso académico de forma presencial con carácter general debido a la situación excepcional derivada de la crisis de la pandemia del coronavirus, como ya publicó el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL). La orden, firmada por el rector de la institución académica, Antonio Largo, anunció también la celebración de una sesión del Consejo de Gobierno telemática con el objetivo de debatir y aprobar los criterios académicos de adaptación de la docencia presencial a la no presencial.
La UVa, asimismo, decidió encomendar a la Comisión de Ordenación Académica y Profesorado (COAP), en coordinación con los decanos y directores de los centros, la elaboración de un documento de criterios académicos de adaptación de la docencia presencial a no presencial, que determinará el calendario de desarrollo de este segundo cuatrimestre del curso 2019-2020 y fijará las directrices generales sobre la organización de la docencia no presencial, las prácticas académicas curriculares y las extracurriculares. 
Los efectos no se han hecho esperar y no solo en el campus de La Yutera sino en los cientos de alumnos de Palencia que estudian en las distintas facultades y escuelas universitarias asentadas en Valladolid.
Dos alumnas de Enfermería reconocen a Diario Palentino que las prácticas clínicas han sido suspendidas sin saber cómo se va a desarrollar su recuperación y que se ven obligadas a realizar tareas online en base a una planificación que no conocen y de una duración no definida, pero justificada por la Universidad dentro de un apartado de la guía docente denominada trabajo autónomo. La comunicación con la coordinadora de las prácticas es más que deficiente, y la docencia online se basa en PDFS de organismos públicos que se suben a la plataforma cada cierto tiempo. Hay rumores de una evaluación final sobre la documentación aportada (o mejor dicho, subida a la plataforma) de la cual se desconoce fecha, contenido y estructura, bajo la excusa de que «los profesores no podemos tomar decisiones unilaterales», indican.

DERECHO. Un grupo de estudiantes de Derecho mantienen que «no tenemos guía docente definitiva a un mes de que empiecen los exámenes en muchas asignaturas; no sabemos cuál será el método con el que se nos evaluará, las clases online son inexistentes en el 90% de los casos. Además, los profesores no contestan a los correos o contestan de manera evasiva y repitiendo que no saben lo que hacer. Nos informan de posibles reuniones entre profesores que no se llevan a cabo o que no aportan nada nuevo. Llevan repitiéndonos lo mismo durante tres semanas. Lo peor es que hay profesores que aumentan considerablemente la carga lectiva y que incluso insisten en hacer los exámenes presenciales. Algunos no quieren ni considerar los exámenes online porque dicen no manejarse con el Internet. Los alumnos no creemos que vayan a solucionar esto a corto plazo, viendo la forma de actuar de los departamentos hasta ahora».
En el caso de los másteres, la situación no es distinta. Dos alumnos que están cursando Másteres en Abogacía y Enfermería Oftalmológica informan de que no hay explicaciones de la materia, tan sólo se remiten apuntes y se mandan prácticas en muchas ocasiones «a destiempo». Muchas prácticas han sido suspendidas y, por tanto, están incompletas y, como está ocurriendo en muchos másteres, no se sabe nada de cómo se procederá con el TFM. En el caso del grado de Marketing e Investigación de Mercados, una alumna recordaba que varios profesores no imparten ni una clase a la semana, y que según ella  «te piden que les entiendas, porque es una situación nueva y están estresados. Sin embargo, remiten tarea y prácticas en un volumen mayor de lo que lo harían en situación normal, y sin las correctas explicaciones. Se les pide que al menos devuelvan las prácticas corregidas para poder mejorar nuestros conocimientos».

LUCES Y SOMBRAS. Estudiantes de Óptica y Optometría apuntan que «desde nuestra carrera hay luces y sombras, el problema es que la UVa no ha dejado unas directrices claras marcadas sobre las que actuar y ha dado libertad a los profesores, libertad que o es positiva, o es negativa. El principal problema es el hecho de no saber cómo se nos va a evaluar. También nos han dicho que tendrá más peso la evaluación por actividades, pero no es fácil llevar las cosas al día en esta situación, aclarar conceptos y preguntar dudas es un caos, lo que puede repercutir negativamente en nuestras notas». En el grado de Lenguas Modernas un estudiante de 4º asegura que la desinformación y la incertidumbre «es lo peor», y que actualmente las dificultades que están viviendo sobre todo tienen que ver con la carga de trabajo de algunas asignaturas, y el no tener tiempo verdaderamente para lo importante, que es el TFG.
A su vez, una alumna que estudia en otra universidad española a través del programa de movilidad de SICUE (Turismo y Relaciones Públicas con Publicidad) lamenta que la UVa no contesta a sus correos desde su apartado de relaciones internacionales. Asegura, que se le está atendiendo mucho mejor que los coordinadores del SICUE de la UVa. Esta alumna afirma que hay más perjudicados pertenecientes al SICUE que se encuentran igual.
«Fisioterapia es una carrera donde la práctica es fundamental. Nos encontramos en una situación donde cinco de nuestras ocho asignaturas de este cuatrimestre contienen un gran número de clases prácticas y, por tanto, una posterior evaluación de estas, con un importante porcentaje sobre la nota final. A día de hoy aún no sabemos cuándo, ni de qué manera se van a llevar a cabo estas clases prácticas, ni mucho menos su evaluación. A un mes de nuestros exámenes, únicamente pedimos que nos respondan, que nos den soluciones y que tengan en cuenta nuestro aprendizaje y nuestro futuro», mantiene una de las estudiantes del campus de la UVa Duques de Soria.