scorecardresearch

La reforma sanitaria de Casado abre una grieta entre PP-Cs

SPC
-

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, garantiza la estabilidad a pesar de que el PP apoyó al PSOE en la petición de retirada de la reestructuración de la atención primaria en el medio rural

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ofrece una rueda de prensa tras el pleno, acompañado de los consejeros de Cs y el portavoz parlamentario. - Foto: Miriam Chacón ICAL

La coalición formada entre Partido Popular y Ciudadanos pasa por el peor momento desde la firma al inicio de la legislatura del pacto que sustenta al Gobierno autonómico. El apoyo del PP a la petición socialista de retirada de la reestructuración sanitaria de la atención primaria en el medio rural ha agrietado un matrimonio sólido, que hasta ahora se había mantenido unido en las votaciones parlamentarias. A pesar de ello, Igea garantizó la estabilidad de la coalición y el mantenimiento de la política sanitaria dirigida por la consejera Verónica Casado.

La tensión en los pasillos de las Cortes se mascaba desde primera hora de la mañana, después de que el martes Mañueco anunciara el apoyo del PP a la proposición no de ley socialista en contra de la reforma sanitaria. Tras una mañana de muchos rumores y la aprobación, con la única abstención de los 11 procuradores de Cs, de la petición a la Junta de la retirada del Plan Aliste, Francisco Igea defendió la «acción del Gobierno» porque es lo que «esperan los ciudadanos» y garantizó el mantenimiento de las medidas previstas por la Consejería, fruto del trabajo de un grupo para la mejora de la atención primaria.

«Nosotros no mentimos, no engañamos», continuó esgrimiendo Igea, señalando no saber si su vida política será breve pero afirmando que no le preocupa «en exceso» puesto que, mientras estén en el Gobierno autonómico, «no vamos a mentir a la ciudadanía y tendremos que tomar medidas para implementar políticas distintas en la atención primaria».

El presidente de la Junta, Fernández Mañueco, se reunió con el líder socialista, Luis Tudanca, al concluir el pleno.El presidente de la Junta, Fernández Mañueco, se reunió con el líder socialista, Luis Tudanca, al concluir el pleno. - Foto: Miriam Chacón ICALEl vicepresidente aseveró asimismo que no traicionará a su socio para no hacer «lo que no nos gusta que se nos haga» y porque el de Castilla y León es «un muy buen Gobierno» frente al que «no hay una alternativa mejor» y cuya estabilidad garantizó al señalar que desde Ciudadanos no van a retirar su apoyo a la Junta a pesar del «error político estratégico» ya que «no ha habido un incumplimiento de la palabra del presidente» en cuanto al programa pactado de cien medidas ni sobre el reparto competencial.

Un reparto por el que aseguró la continuidad de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, recordando que es «de las más valoradas» por la población y que «se desvela trabajando intensamente por defender la salud y la vida de sus ciudadanos», por lo que continuará al «no sentirse desautorizados» los miembros de la formación naranja, que acompañaron a Igea.

Continuará con su trabajo

En cuanto a la abstención de su grupo en la votación de la propuesta, Igea sostuvo que Ciudadanos no apoya «propuestas con premisas falsas». Basó en eso su argumentario el vicepresidente de la Junta para no cumplir el mandato parlamentario al afirmar que «la política sanitaria del Gobierno va a continuar» porque es necesaria «una reforma y potenciación de la atención primaria».

Recordó en ese sentido que, ya antes de la pandemia, se instituyó un grupo de trabajo con expertos, profesionales, sociedades científicas y representantes políticos que «elaboró sus conclusiones y son las que vamos a implementar» para la reordenación de la atención sanitaria.

Por ello afirmó que tanto el Gobierno autonómico como la consejera de Sanidad «va a continuar haciendo su trabajo» en relación a esta cuestión, bajo la premisa de «no mentir a los ciudadanos» porque hay que «enfrentarse a la situación» diciendo a la población «la verdad, por incómoda que fuera», porque según el vicepresidente «llevamos más de 20 años dando patadas para adelante y en la siguiente patada, lo que hay es el precipicio».

En cuanto a la posibilidad de un adelanto electoral por parte del presidente de la Junta, algo que se ha rumoreado en las últimas horas, Igea aseguró que Mañueco no le ha manifestado «nunca» dicha posibilidad porque se trata de un Gobierno «serio y responsable» que cree que «lo mejor para la Comunidad es aprovechar la recuperación y seguir trabajando como lo estamos haciendo para aprovechar las oportunidades».

PNL socialista

Todo esto llegó tras la aprobación, con el voto favorable de todos los grupos salvo Ciudadanos, de una PNL socialista para instar a la Junta a retirar el plan de reestructuración de la atención primaria en el medio rural, conocido como Plan Aliste, y garantizar la consulta médica y de enfermería presencial en todos los consultorios y centros de salud.

El texto fue defendido por el portavoz socialista, Luis Tudanca, que comenzó diciendo que está en política «por días como hoy» en el que las Cortes defienden «una sanidad pública digna como derecho de la ciudadanía y elemento vertebrador» de la Comunidad.

El portavoz del PP, Raúl de la Hoz,  consideró que su apoyo a la iniciativa socialista es una «llamada al consenso de todos los partidos políticos de cara a solucionar un problema grave» e hizo un llamamiento al diálogo y el entendimiento, incluso pone como fecha para el acuerdo el 15 de octubre.

Ciudadanos se abstuvo al negar la existencia de dicho plan, pero presentaron una enmienda de adición que recogía por primera vez la retirada de dicha reestructuración.