Una incidencia deja sin luz a 4.700 usuarios

Laura Burón
-

El servicio se restableció de forma progresiva a los abonados después de que Iberdrola detectará el foco de la avería en un cable de media tensión ubicado en la avenida de Asturias

A las 11 horas de ayer, 4.700 usuarios del suministro eléctrico del centro de la capital vieron como todos los aparatos eléctricos de su vivienda se apagaban de forma simultánea a consecuencia, según informó Iberdrola, de una avería en un cable subterráneo de media tensión localizado en la avenida de Asturias de la capital.
La zona afectada por el corte de suministro era la comprendida entre la avenida Simón Nieto, la calle Ramírez y la plaza de Isabel la Católica, la plaza de San Lázaro y prácticamente hasta el parque del Salón, es decir, todo el centro de la capital quedó sin luz. Eso provocó que muchos negocios hosteleros, que acababan de abrir sus puertas, tuvieran que bajar la persiana e informar a sus clientes que no iban a poder ser atendidos por carecer de servicio eléctrico. El corte también afectó a los semáforos del centro de la ciudad, como por ejemplo, al de Los Cuatro Cantones y los de la plaza de San Lázaro, aunque al ser día festivo el tráfico de la ciudad era mucho menos denso y no se registraron graves incidentes en cruces ni pasos de peatones.
Por su parte, los bomberos tuvieron que acudir a dos avisos por personas que habían quedado atrapadas en los ascensores de sus edificios a consecuencia del corte de luz, poco después de las 11 horas. En concreto, rescataron a varios vecinos de inmuebles situados en la calle de Los Pastores y en la avenida de Asturias.
resTablecimiento paulatino. El servicio se fue restableciendo de forma paulatina. Así, a las 11,48 horas, el 25 por ciento de los afectados inicialmente ya había recuperado el suministro, cifra que creció al 80 por ciento 58 minutos después del corte. Los últimos en retomar el servicio lo hicieron casi una hora y veinte después del inicio de la incidencia, de tal forma que a las 12,20 horas todos los afectados habían recuperado el suministro, después de que los técnicos de Iberdrola localizaran el foco de la avería.
Así, el centro de la ciudad pudo recuperar la normalidad y los distintos establecimientos hosteleros y tiendas como panaderías, pastelerías y farmacias pudieron reabrir las puertas y prestar servicio a sus clientes.