ACUP cifra en 300 la pérdida de asociados por la pandemia

Sergio Borja
-

El secretario de la asociación alega que los socios no pueden ir «ni siquiera a imprimir» porque podrían «contagiarse»

ACUP cifra en 300 la pérdida de asociados por la pandemia - Foto: Eva Garrido

La Asociación Cultural Universitaria Palentina (ACUP ha tenido que cancelar todas sus comisiones y todas las actividades que se venían haciendo hasta que llegó la pandemia, al no poder garantizar la seguridad de los socios dentro de sus instalaciones. «Estimamos que este año habrá 300 asociados menos con respecto al 2019 (pasan de ser 1.900 a 1.600) porque la gente tiene miedo a contagiarse. Pero no solo en la sede, sino también en los viajes a la universidad. Muchos eligen viajar en su propio coche o en la línea regular porque va menos gente», expresa Óscar Galende, secretario de ACUP. «No podemos dejar a la gente que se quede aquí como lo venía haciendo antes de que se decretase el estado de alarma en todo el país, porque no podemos garantizar ni la distancia, ni su seguridad frente al Covid-19 dentro de nuestras instalaciones», alega. «Muchos socios nos preguntan si pueden venir a imprimir sus apuntes o a encuadernar sus trabajos y les tenemos que denegar el acceso porque no podemos estar desinfectando cada dos por tres todo el material», comenta frustrado. «Es una lástima, ojalá el año que viene haya una vacuna y podamos seguir ejerciendo nuestra actividad como lo hemos venido haciendo desde nuestra creación», recoge Galende.
Es una asociación con diferentes actividades para todos los gustos. Su principal objetivo es «ayudar al alumnado tanto en transporte como en actividades culturales», señala. «Tenemos propuestas como fotografía, teatro, radio, literatura, cómic, etc. No son eventos al uso. Tampoco hacemos cursos. Lo que tenemos son comisiones -subraya Galende-, grupos de socios que tienen el mismo hobby, se reúnen y utilizan ACUP como centro base, como punto de reunión para realizar esas actividades».
Esos grupos se crean, o bien como propuesta de la propia organización, o como iniciativa de los diferentes socios. «Para crear una comisión es necesario que se apunten, al menos, cuatro personas, aunque depende de la extensión y de qué comisión sea. A lo mejor en fotografía con dos es suficiente, pero en el juego de mesa Warhammer 40.000 hacen falta, como mínimo, diez para que sea rentable», declara el secretario.
Al final de cada año, el dinero sobrante se reparte entre los distintos grupos y se financia lo que se necesite. «Como la asociación no tiene ánimo de lucro, lo recaudado se destina a las diferentes comisiones para que compren material y puedan así, seguir practicando lo que más les guste», asevera Galende.
Desde ACUP explican que todas las comisiones que se creen y que estén activas (hasta antes de la pandemia) tienen que realizar al menos una actividad de cara al público al año. «A los asociados les exigimos que, ya que están apuntados a la actividad o actividades que más les gusta, realicen mínimo una actividad al año para, así, poner en práctica, de cara al público, lo que han aprendido en el tiempo que llevan en dichas comisiones», dice el secretario.
Muchas veces se proponen sectores en los que los alumnos universitarios pueden apuntarse, pero  hay ocasiones en las que, al no haber nadie apuntado, se suspende dicha comisión. «El año pasado tuvimos que eliminar una, la de astronomía, porque la gente no se apuntó, y eso que tenemos muy buen material en ese apartado», expone Galende.
No todas las actividades que gestiona ACUP en su sede funcionan igual. «Tenemos una que es ajedrez y solo están apuntada gente federada, es un apartado que no gusta mucho. En cambio, la radio o el Warhammer 40.000 si que están teniendo muy buena acogida. En este último se llegaron a apuntar 10 personas nuevas porque les llamaba mucho la atención», revela el secretario de ACUP.
Transporte. Pero la función principal de ACUP no es crear eventos culturales, sino transportar alumnos de Palencia a la Universidad de Valladolid y viceversa. «ACUP se creó para que la gente fuera a la universidad con el precio más barato posible y en las mejores condiciones. Luego se añadió la parte cultural para que esta tuviera algo complementario», desarrolla.
Comenta a Diario Palentino que «no se ha recibido ninguna queja a título personal de ningún usuario sobre la gestión o el funcionamiento de los autobuses que llevan a diario estudiantes a Valladolid». Y es un tema que está preocupando a estos porque alegan que van «como sardinas en lata».
Galende alegó también que silos asociados en ACUP quieren más espacio «se tendría que contratar más autobuses», lo que implicaría «una subida de la cuota del bono de transporte» para ir desde la capital a la Universidad.