Viaje emocional al circo

DP
-

El Ortega acoge hasta el domingo Circlassica, una historia de Emilio Aragón

Viaje emocional al circo

Al circo se viene a soñar. Quién no ha soñado alguna vez; los sueños son el motor de nuestras vidas, qué sería de nosotros si no pudiéramos soñar. Soñar es vivir, soñamos con volar, con desafiar a la gravedad, con ilusionar, con romper las reglas de la Física, con hacer reír. Pero Nim no tenía sueños, pintaba y pintaba y era incapaz de soñar. Estas palabras, en la voz de Emilio Aragón, introducen al espectador en Circlassica. El espectáculo, que hasta el domingo puede verse en el Ortega, se presenta como «un viaje emocional en el que se homenajea los  250 años del circo moderno a través de una historia de amor inspirada en la familia de Emilio Aragón -director artístico-, sus bisabuelos  Gabriel Aragón Pepino y Virginia Foureaux, con una fantástica puesta en escena», afirma Eloísa Simioli, responsable de  la gira. Con una duración de dos horas, es «un gran mix de teatro, danza, ballet, música en directo, humor y circo que hace que el espectador quede atrapado desde el primer momento», subraya.
En Circlassica se dan cita más de 25 artistas, «elegidos por todo el mundo en las mejores escuelas de circo», explica Simioli.  En cuanto a los números circenses, decir que corren a cargo de  Tatiana Zeghlova (aro aéreo), José  Muñoz (alambre bajo), Marton Brothers (equilibrios), Pavel Evsukevich (malabares), Ale Hop (payaso), Arte  Algo (báscula) y Dúo Ebenezer (adagio acrobático). Las sesiones programadas hasta el domingo son las siguientes: hoy a las 18,45 horas, mañana a las 16,30 y 19,30 horas y el domingo a las 12, 16,30 y 19,30 horas. 
Circlassica es una «fiesta para los espectadores al igual que para los artistas», afirma Luigi Belui, que da vida a Nim. «Como espectador  es un espectáculo para no perderse y como artista un regalo por trabajar en un circo de tanta calidad, con unos productores (Productores de Sonrisas) que cuidan hasta el más mínimo detalle -vestuario, iluminación, sonido, puesta en escena-». Un espectáculo concebido para carpa que llega a los teatros tiene pros y contras y en el caso de Nim -hilo conductor junto a Margot-, «las pequeñas sutilezas se potencian mucho más», afirma.


Las más vistas