Nueva placa Docomomo

DP
-

Un edificio de viviendas firmado por Fernando de Unamuno es el séptimo que luce el distintivo. A la colocación asistieron hijos del arquitecto -nietos del escritor y familiares del constructor

Nueva placa Docomomo - Foto: Á“scar Navarro

El edificio de viviendas ubicado en la esquina de las plazas León y San Pablo -construido entre 1942 y 1943- es desde ayer,  Día Mundial   de la Arquitectura,  la séptima edificación de la ciudad  en que una placa informativa recuerda su calificación como paradigmática de la arquitectura del Movimiento Moderno del siglo XX (1925-1965). Todas ellas están incluidas en el Registro Docomomo Ibérico.
El bloque es obra del arquitecto Fernando de Unamuno Lizárraga, hijo del escritor y filósofo, que ejerció en Palencia. Otro profesional  de la arquitectura, José Antonio González Delgado, que en el marco de la celebración pronunció una conferencia, calificó de «imprescindible» su labor, amén de que en su opinión es el arquitecto del siglo XX «más importante»  de la ciudad; «y eso que quiero a Jerónimo Arroyo. Fue discípulo suyo y cuando llegó aquí empezó a trabajar con él», señala. A su juicio, los proyectos de reforma interior de Fernando de Unamuno transformaron todo el centro de la ciudad, los barrios de La Puebla y Santa Marina; muchísimos trazados se deben a él, como la avenida de Valladolid y la canalización del arroyo de Villalobón para conseguir la avenida del Cardenal Cisneros. Además del edificio de viviendas de la plaza de León que ya luce la placa Docomomo, Fernando de Unamuno, como recuerda González Delgado, firmó otro recientemente desaparecido de la avenida de Valladolid, la capilla del cementerio, el hospital provincial, el campo de fútbol de La Balastera y el palomar de Los Jardinillos -que fue su primera obra como arquitecto municipal-. «Fueron 35 años, aunque hubo cuatro de excedencia», comenta. 
«Fernando de Unamuno fue, sobre todo, el redactor  -uno de los tres intervinientes- del Plan General de Ordenación Urbana de Palencia de 1956, documento imprescindible en la evolución de la ciudad, y es que instrumentó todo el crecimiento de la ciudad durante el siglo XX. Solo hay que decir que  pervivió hasta 1992.  En el fondo le debemos muchas cosas, un poco invisibles porque el urbanismo a veces tiene esa característica», afirma José Antonio González. 
La colocación de placas se enmarca en la celebración del Día In ternacional de la Arquitectura, dentro de los actos organizados por  el Colegio Oficial de Arquitectos de León,  COAL, a través de la Delegación palentina. Es la presidenta de esta, Pilar Díez Rodríguez, quien explica sobre el nuevo edificio con placa de la Fundación Docomomo que «destaca, sobre todo, por cómo se resuelve la esquina, con esas formas curvas que recuerdan a los barcos, y ese juego de terrazas y balcones, con esa proporción completamente horizontal como de ventanas corridas en toda la fachada». La edificación, que conserva elementos originales, ha sido objeto de operaciones de mantenimiento. Al acto asistieron Miguel, Salomé, Teresa y Fernando de Unamuno, hijos del arquitecto, asó como familiares del constructor, Pedro Domingo Amor.