A la espera de otra fecha

DP
-

Villada hubiera celebrado este fin de semana una de la citas más multitudinarias en la provincia, su fiesta y feria de la matanza, para que la ha pedido la declaración de Interés Turístico Regional

A la espera de otra fecha - Foto: Sara Muniosguren

El calendario de matanzas culmina en la provincia en la localidad de Villada, donde se hubiera celebrado este fin de semana una fiesta multitudinaria de no ser por la crisis sanitaria que afecta al país y el resto del mundo. La cita, cuyo aplazamiento se hizo público el miércoles, mueve a miles de personas, alentadas por las actividades programas y el tirón del mondoguero elegido o mondongueros como este año, que iban a ser el periodista y locutor de radio Luis del Olmo, y la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén.  Como reconoce el alcalde de la localidad, Manuel Gañán Rodríguez, cabe hablar de «dificultades» para encontrar quien acepte, ya que «hay gente que no quiere vincularse a este tipo de eventos. Hay que moverse y buscar. Esta vez se nos había dado bastante bien y los dos mondongueros que teníamos son de alto nivel. A Luis del Olmo le gustaría volver y  cuando se pueda celebrar la matanza nos pondremos en contacto con él y se verá si puede venir o no, al igual que la presidenta de la institución provincial».
Entre los nombres más populares en su calidad de modongueros de la matanza de Villada, cabe recordar, entre otros, a Pepe Rubio, Cesáreo Estébanez, David Muro,  José Carabias, Manolo Royo, Agustín Giménez, Agustín Bravo, Javier Pérez Andrés,  Vicente del Bosque y Carlos Bustillo. 
El alcalde de la localidad comenta que se trata de un aplazamiento y la idea es celebrar la matanza cuando la situación sanitaria lo permita. «Ha sido una palo posponerla porque la fecha es muy significativa. Esperemos que la gente lo tenga en cuenta y participe cuando se vuelva a hacer», señala. Una nueva convocatoria que, manifiesta el regidor, «va a suponer que se duplique algún gasto, si bien cabe esperar que las administraciones pueden conceder alguna ayuda».
Como explica Manuel Gañán  respecto a la situación provocada por el coronavirus, se suspenden los mercados semanales de los miércoles 18 y  26 de marzo y todas las actividades culturales y deportivas a celebrar en las distintas dependencias municipales, tanto promovidas por el Ayuntamiento como por terceros. Asimismo, se ha cerrado el acceso público a la biblioteca, el edificio sociocultural, el pabellón municipal e instalaciones deportivas, el parque infantil, la pista de pádel y parque biosaludable. También se interrumpen las clases de Inglés y Música y los servicios de guardería.
Desde el Ayuntamiento y con la intención de potenciar la fiesta y feria de la matanza y dar una imagen diferente junto con los establecimientos organizó un concurso de decoración en el que  se inscribieron cinco.
El Ayuntamiento de Villada presentó en diciembre la documentación a la Junta en pos de conseguir para su fiesta y feria de la matanza la declaración de Interés Turístico Regional, petición vinculada la Feria de La Vieja que se celebraba anmtaño en torno a estas fechas. «A ver si de cara al año que viene la Junta nos da la alegría y se puede celebrar  ya con ese distintivo», afirma el alcalde de la localidad.  En la solicitud presentada se aporta documentación recogida en El libro de Villada, Monografía histórica de esta villa y noticia biográfica de sus hijos más ilustres, de Ángel Salcedo Ruiz; Villada en Tierra de Campos. Historia, economía y costumbres, de Ángel Casas Díez. O el programa de la Feria de La Vieja de 1912, que se celebró los días 13 y 14 de marzo. 
En el término municipal de Villada se incluye las localidades de Villemar, Villelga y Pozuelos del Rey y en su zona hubo otros varios pueblos ya despoblados hoy día. En su  plaza se dispuso, por privilegio real, de mercado semanal, siendo villa mercantil desde muy antiguo. Tuvo asimismo de varias fábricas de harina, tejera, fundiciones e industria textil.
En 1831 nació en Villada el gran pintor de temas históricos José Casado del Alisal, y su hermano Carlos, indiano en Argentina y fundador del Banco de Santa Fe. Del pueblo era también Lorenzo Moratinos, vizconde de Villandrando y el periodista Eduardo de Guzmán. Allí nació Tomás Salvador en 1921, escritor, editor y vendedor; fundó en 1958 el Premio de la Crítica, ganó el Planeta de Novela en 1961.