Religiosidad, tradición y solidaridad en San Telmo

DP
-
Religiosidad, tradición y solidaridad en San Telmo - Foto: Sara Muniosguren

La recaudación obtenida en el mercadillo solidario irá destinada a la asociación Solidaridad Globalizada, una ONG palentina que trabaja en Honduras

La residencia San Telmo de la Diputación festejó ayer la festividad de su patrono con un amplio programa de actividades, que comenzó el jueves con una actuación de la rondalla y el coro de ronda de las Aulas de Personas Mayores del Ayuntamiento, que interpretaron canciones populares. Ayer, día la fiesta grande, tuvo lugar  la solemne eucaristía en honor de San  Telmo y la procesión por los jardines de la residencia. Posteriormente, intervino el grupo de danzas de la institución provincial. 
Después se inauguró el XX Mercadillo de la Solidaridad, que puso a la venta los trabajos realizados por los residentes en los talleres ocupacionales y cuya recaudación se destinará a la organización Solidaridad Globalizada, centrada en la educación y en favorecer las necesidades básicas de las personas en Honduras. Esta ONG palentina tiene como fin principal ayudar en unos de los países más pobre de América, concretamente Copán. Su mayor apuesta se centra en la educación, ya que con la formación, los habitantes tienen mayor posibilidad de alcanzar una vida mejor.
Posteriormente, se servió un aperitivo en la cafetería de la residencia. Por la tarde, los residentes  y acompañantes pudieron disfrutar de un bingo familiar extraordinario con degustación de chocolate y bizcochos.
La jornada festiva volvió  a unir, un año más, religiosidad con tradición y solidaridad, y es que la festividad se caracteriza por ser un espacio de encuentro para residentes familiares y trabajadores.
San Telmo acoge en la actualidad a 99 residentes y da trabajo a 73 personas. El centro, perteneciente a la Diputación, presta una atención integral y continuada gracias a un equipo multiprofesional y cualificado. Aplica un programa para una asistencia desde una perspectiva biopsicosocial del envejecimiento, a través de medidas sanitarias, sociales, educativas y culturales, que garantizan la calidad de vida de los internos.