Noemí Sabugal gana el Ramos Ópticos de relatos de jazz

DP
-

El jurado concede un accésit al trabajo presentado por Alberto Porras con B. Holiday como protagonista

Noemí Sabugal gana el Ramos Ópticos de relatos de jazz - Foto: Á“scar Navarro

El III Premio Internacional Ramos Ópticos al Mejor Relato sobre Jazz ya tiene ganadores. El jurado encargado de fallar la convocatoria, reunido ayer, acordó que de los once finalistas seleccionados entre los 105 trabajos presentados, Noemí Sabugal, que concurrió con Un gran día en Harlem, merece el galardón, dotado con 2.000 euros, y Alberto Porras el accésit, de 300, por Una fruta extraña, con Mary Lou Williams y Billie Holiday como respectivas protagonistas.
La entrega del premios tendrá lugar el próximo 8 de noviembre, fecha en la que se celebrará en el Teatro Principal el concierto a cargo de Stochelo Rosenberg y el violinista Costel Nitescu con el que se abre el VI Jazz Palencia Festival, en cuyo marco se convoca el concurso y los asistentes recibirán gratuitamente una publicación con los dos relatos premiados. 
El jurado, que presidió José María Merino -acompañado de Luis Alberto de Cuenca, José Miguel López, Guillermo Ramos y José Ángel Zapatero-, falló ayer, tras una «ardua deliberación». José Ángel Zapatero, impulsor del Jazz Palencia  Festival agradeció a Ramos Ópticos el patrocinio de este premio y expresó su confianza en que mantenga su apoyo.
José María Merino destacó la calidad «alta, muy aceptable, incluso brillante» de los trabajos presentados.  «Teníamos bastante donde elegir. La buena calidad del produto siempre crea al jurado un cierto desconcierto». El relato ganador, Un gran día en Harlem, trata sobre Mary Lou Williams y su relación con un joven; una historia contada «muy bien, desde una perspectiva objetiva». Una fruta extraña va sobre los recuerdos de Billie Holiday cuando tenía 8 años. «Es como un recuerdo melancólico, nostálgico», señaló. «Estamos satisfechos, como en los años anteriores, que ha  habido un buen nivel. Eso siempre estimula y se agradece», subrayó. En estos dos relatos, los elementos literario  y  musical  -«el sabor, olor y gusto del jazz»- están «perfectamente combinados», afirmó el presidente del  jurado.
Para Luis Alberto de Cuenca, el jazz es un fenómeno «enormemente literario». «Tiene una serie de elementos en su seno musical  que son mera y pura literaratura; parece mentira que a nadie se le hubiera ocurrido hasta ahora hacer un concurso sobre el valor literario del jazz  expresado en cuentos. Es una idea brillante», manifestó.