Casado promete endurecer las penas por los delitos de odio

SPC
-
Casado endurecerá las penas por los delitos de odio

El líder de los 'populares' coloca a la segoviana Raquel Sanz y al torero Miguel Abellán como "las voces" que defenderá la Tauromaquia en el Congreso

El presidente del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, anuncio hoy, acompañado de la viuda del torero Víctor Barrio y candidata al Congreso por Segovia, Raquel Sanz, que su partido va a “endurecer las penas por los delitos de odio”, en el ámbito de la Tauromaquia pero también a todos los que sufran ataques en redes sociales o presenciales, como está ocurriendo con los escraches a políticos, a las víctimas del terrorismo o las familias de menores víctimas de actos violentos.

Casado defendió que la Tauromaquia es “libertad, economía, cultura y también fijación del entorno rural” y dentro del apoyo del PP, “vamos a endurecer las pena por los delitos de odio”. Para Casado, Raquel Sanz sufrió lo peor que se puede sufrir, la muerte de su marido, el torero segoviano Víctor Barrio, que desgarró “a todos los que amamos los toros” y a los que “sabíamos que Víctor era una gran persona”, que estaba triunfando y tenía con su mujer unos planes de futuro maravillosos.

El candidato del PP afirmó que lo que, “no puedo tolerar como presidente del Gobierno”, son esos mensajes ofensivos que “se vieron a las pocas horas de esa tragedia”, de la muerte de Barrio en la plaza de toros de Teruel. Casado vinculó este endurecimiento de las penas por delitos de odio a otras situaciones, como los escraches a políticos, que reciben insultos en las redes sociales, que “tenemos que ir otra vez protegidos por las calles”, que “hay otra vez, agresiones, pintadas y violencia en las calles”. ,

Pablo Casado se comprometió “a poner orden” y hacer que se cumpla la ley, para que nadie “ultraje la memoria de los que se han ido”, sea en un ruedo, “como el maestro Barrio”, o víctimas del terrorismo, como ocurre en los homenajes a los etarras que salen de prisión, o a los padres de Mariluz, Marta del Castillo o el pequeño Julen, con “esos mensajes en Twitter absolutamente abominables”.