Los autónomos siguen en caída y pierden 1.200 afiliados

David Alonso
-

El presidente regional de ATA,DomicianoCuriel, valora que las administraciones regionales «paguen a tiempo», pero exige medidas y anuncia un «otoño difícil»

Dos personas trabajan portando barriles de cerveza en una céntrica calle de Valladolid. - Foto: Tajes

Buenas y malas noticias para los autónomos de Castilla y León. Lamentablemente, muchas más de lo segundo que de lo primero, para un colectivo que sigue en su particular ‘annus horribilis’ con un cierre continuado de negocios y emprendedores en la Comunidad. Durante el verano, temporada tradicionalmente buena para la afiliación de trabajadores por cuenta propia gracias al turismo, el comercio y la hostelería, Castilla y León ha perdido 1.200 autónomos, lo que supone 10 bajas al día entre junio y septiembre. Una situación que ha llevado al presidente regional de la Asociación de Trabajadores Autónomos,Domiciano Curiel, a lanzar la voz de alarma y avisar de la «crítica» realidad que atraviesa un colectivo que ha sufrido «uno de los peores veranos que recordamos».
Una oleada de cierres que, según el propio dirigente autonómico, nada tiene que ver con la denuncia realizada este martes por su líder nacional de ATA, Lorenzo Amor, que reclamó al Estado que abone a las comunidades las entregas a cuenta para evitar la «mortalidad empresarial» derivada de la morosidad de las instituciones.
Tal y como revela Curiel a este periódico, en Castilla y León la situación es diametralmente opuesta a la nacional, y tanto la Junta de Castilla y León como las principales administraciones locales y provinciales -Ayuntamientos y Diputaciones- pagan a sus proveedores en el tiempo y forma que estipula la Ley, es decir, en menos de 30 días desde que se emite la factura. 
Según los últimos datos que maneja elMinisterio deHacienda, elEjecutivo regional abonó sus pagos en 25,77 días en agosto, casi cuatro jornadas antes del límite legal. «Aquí se está cumpliendo con la Ley y la situación no es tan problemática como en otras comunidades, si no estaríamos muchísimo peor que ahora», reconoce el presidente regional de ATA, que valora el «esfuerzo» de la Junta para pagar a sus proveedores a tiempo.
«Aquí el problema no es ese, y estamos viviendo un momento muy complicado porque estamos peor que a principios de año. Es una situación crítica», alerta Curiel, que de igual manera asegura que la «parálisis institucional» derivada de la nueva convocatoria de elecciones «está haciendo mucho daño al colectivo». La paralización de obras, la situación de la automoción y el «descalabro» de los comercios de proximidad están haciendo mella en un sector que sigue sin tocar fondo en cuanto afiliación se refiere.
«Somos la comunidad que está a la cabeza del desastre nacional», lamenta el dirigente autónomo, que reconoce que el comercio de la Comunidad es el «más perjudicado» y el que está dejando «más locales vacíos y cierres» en Castilla y León.
Perspectivas

Además, de cara a lo que resta de año, las previsiones que maneja la Asociación de Trabajadores Autónomos no es nada positiva, y su presidente augura un«otoño complicado» y un cierre de 2019 con menos trabajadores por cuenta propia que en enero. De hecho, a fecha de septiembre, la Comunidad ha perdido 3.000 autónomos afiliados a la Seguridad Social con respecto al mismo mes del año pasado.


Las más vistas