Derek 'pincha' su burbuja

SPC
-
Derek ‘pincha’ su burbuja - Foto: Quique Garcia

El Hospital Vall d'Hebron cura al primer niño con inmunodeficiencia combinada grave detectada por la prueba del talón tras realizarle un trasplante de cordón umbilical

El primer niño con una inmunodeficiencia combinada grave (niños burbuja) detectada con el cribado neonatal o prueba del talón ha podido ser curado con un trasplante de cordón umbilical de forma precoz, lo que ha permitido que el pequeño tenga ya un sistema inmunitario funcionando correctamente.
El trasplante se realizó el pasado año en el Hospital Vall d’Hebron, en Barcelona, a los tres meses de nacer y sin que hubiese padecido ninguna infección, lo que ha facilitado una rápida recuperación de esta patología potencialmente mortal.
Derek es el nombre de este niño, que ayer acudió con sus madres, Raquel Colomer y Nerea Hermoso, a una revisión en el hospital, donde los médicos ya han dado permiso para que se le pueda quitar la máscara de la cara que le ha protegido durante meses de posibles infecciones.
Actualmente, Derek, de 13 meses, empieza a andar y, según sus madres, «es muy bueno», como paciente y como bebé.
Los familiares explicaron que el tratamiento del pequeño ha sido «duro» porque no han podido hacer una vida normal y se han pasado casi cuatro meses ingresados en el hospital, en una habitación totalmente aislada.
Los médicos consideraron que la mejor alternativa terapéutica en el caso de Derek era un trasplante de sangre de cordón umbilical, que contiene un elevado número de células madre que se pueden convertir en unidades del sistema inmunitario en el receptor.
«Gracias al trasplante, el organismo de Derek empezó a desarrollar el sistema inmunitario paso a paso», indicó el doctor Pere Soler.
Un mes después de recibir el trasplante, el niño ya había creado un sistema inmunitario suficiente para ir a casa, y durante los meses siguientes los médicos controlaron con visitas periódicas su sistema inmunitario, que, ahora, ya es totalmente normal y se puede decir que «está curado de su enfermedad», subrayó Soler.
El factor tiempo ha sido «clave» en la curación del pequeño, afirmaron los doctores, y se pudo hacer el trasplante muy pronto gracias a que en la prueba del talón se incluye, desde enero de 2017 en Cataluña, esta enfermedad.
Desde esa fecha, la comunidad realizó este test a 135.000 recién nacidos, de los que solo uno, Derek, padecía esta grave enfermedad, y otros 13 fueron diagnosticados de patologías inmunitarias.