scorecardresearch

CCOO advierte de que si se suprimen autobuses urbanos habrá menos conductores

Elena Villamediana
-

Los representantes de los trabajadores aseguran que habrá un empeoramiento del servicio. - Foto: DP

Comisiones Obreras aseguró ayer que se incumple el pliego de condiciones de la adjudicataria de autobuses que recoge el mantenimiento de toda la plantilla dentro de la propia empresa.

El secretario general del sindicato en Palencia, Luis González, explicó que con la supresión de tres autobuses tras la remodelación de las líneas se perderá empleo. «Tres autobuses menos supone entre 5 y 8 conductores que hay ahora y ese  no es el acuerdo», indicó. Desde Comisiones señalaron que la intención de la nueva adjudicataria es trasladar a los conductores que sobren del nuevo servicio a La Regional y, de hecho, así creen que se justifica la presencia de esta empresa en el contrato puesto que no forma parte de la UTE, en la que sí están Autobuses Urbanos de Oviedo, Autobuses Urbanos de León y Autobuses Urbanos de Palencia. De hecho, los trabajadores se reubicarían con condiciones distintas, tanto de horario de trabajo como de salario, etc.

Al respecto, dio a conocer que ya ha habido una baja en la plantilla, un mecánico  al que se le ha hecho un contrato nuevo para Alsa en Pamplona. La baja del segundo mecánico se consiguió paralizar ya que «se le dijo que en el contrato de adjudicación no había servicio de mantenimiento vinculado pero no es cierto, sí se recoge en la propuesta de la empresa este servicio, por lo que sigue en plantilla». González destacó que para dar un buen servicio se necesita la plantilla actual.

Para González que La Regional integre el servicio urbano con el del alfoz «es vender una moto» y subrayó que «ni los autobuses están adaptados para este servicio, ni es trabajo del transporte interurbano y va en detrimento  del transporte urbano».

El secretario general de CCOO en Palencia también criticó el servicio acordado porque con la supresión de autobuses se aumentarán las frecuencias. Al respecto, recordó que hace dos años, bajo la justificación de los pocos usuarios, los fines de semana se ampliaron las frecuencias «y se ha conseguido que el descenso de usuarios haya llegado al 40,74%», algo que creen que sucederá si se mantiene el servicio tal y como se plantea ahora.«La experiencia dice que hay que dar un buen servicio y una buena frecuencia», concluyó.

Por su parte, el delegado sindical de la adjudicataria, Juan Carlos Santiago, insistió  en que el servicio va a ser peor con un 20 por ciento menos de paradas y un incremento en las frecuencias. Además, advirtió de que tal y como se contempla en la actualidad hay líneas que tienen 18,7 kilómetros de recorrido que debe hacerse en una hora, pero está calculado que los autobuses urbanos recorren 13 kilómetros en una hora, por lo que parece imposible que puedan cumplirse las condiciones actuales. Por último, recordaron que en verano el servicio de autobuses se reducirá hasta un 50%.

El sindicato quiere reunirse con la UTE y el Ayuntamiento antes de anunciar algún tipo de movilización.