Carlos García, nuevo presidente de la Diputación Provincial

Ical
-
Jesús Manuel Sánchez Cabrera (i) perdió la moción de censura y Carlos García (d) se convirtió en el nuevo presidente de la Diputación de Ávila. - Foto: Ricardo Munoz Martin (Ical)

El dirigente 'popular' asume el cargo al prosperar la moción de censura presentada por el PP contra Jesús Manuel Sánchez Cabrera

Carlos García es el nuevo presidente de la Diputación Provincial de Ávila al prosperar la moción de censura presentada por el Partido Popular contra Jesús Manuel Sánchez Cabrera por el resultado de 13 votos a favor, uno en contra y once abstenciones. García, que era el vicepresidente primero de la institución provincial, es el presidente provincial del PP de Ávila y alcalde de la localidad de Tiñosillos.

La moción de censura contó con el apoyo de 12 de los 13 diputados provinciales del Partido Popular en la Diputación abulense, por lo que el PP necesitó del voto favorable de Carlos Moral, diputado provincial de UPyD, que se alineó con los favorables a la moción, postura de la que se separó Ángel Jiménez, diputado del PP, que votó en contra. Jesús Manuel Sánchez Cabrera, por su parte, se abstuvo en la votación.

La moción de censura aprobada este miércoles estuvo provocada por la decisión de Sánchez Cabrera, que fue elegido en 2015 presidente de la Diputación por el Partido Popular, de abandonar el PP y pasarse al grupo no adscrito de la Diputación, al tiempo que anunciaba su candidatura a la Alcaldía de Ávila con el partido Por Ávila.

Tres años y nueve meses, o lo que es lo mismo, 1.371 días, es que lo ha durado la rebelión interna en el Partido Popular que dio la Presidencia de la Diputación Provincial a Jesús Manuel Sánchez Cabrera. Parte de los mismos diputados que el 25 de junio de 2015 dieron la confianza al candidato no oficial del PP, menos de cuatro años después se la retiraron para colocar en el sillón presidencial de la institución provincial a Carlos García, vicepresidente primero y que dentro de ese periodo de tiempo logró llegar a la presidencia provincial del Partido Popular.

Los votos a favor de 12 de los 13 diputados del grupo popular en la Diputación, sumado al apoyo de Carlos Moral, representante de UPyD, hicieron buena la moción presentada el pasado 13 de marzo y debatida ayer en un Pleno de poco más de una hora que terminó con una votación de 13 síes, un no y once abstenciones a favor de la moción, defendida por los proponentes como "una obligación desde la ética política", argumento en el que coincidieron PP y UPyD.

El enfrentamiento dialéctico de quienes hasta no hace demasiado trabajaban en el mismo bando, Carlos García y Jesús Manuel Sánchez Cabrera, no se salió demasiado de la línea de defensa de ambos de sus respectivas posturas. Abrió el fuego el que se presentó como candidato en el momento de registrar la moción, Carlos García, para aclarar que lo que se iba a juzgar eran "actuaciones políticas" y "no personales".

Un comportamiento impropio

En este sentido, explicó que "no se somete a censura a un gobierno provincial sino al comportamiento, en mi opinión poco respetuoso con la democracia representativa que es la base de la legitimidad de esta institución, del señor Sánchez Cabrera, impropio del que era su ideario político hasta el 1 de marzo, absolutamente contrario al discurso con el que accedió a su cargo e incoherente con quien ha pregonado la necesidad de nuevas actitudes, puertas abiertas y regeneración política en esta casa".

García acusó a Sánchez Cabrera de "engañar la voluntad democrática de los abulenses y aprovecharse de los recursos públicos que ha utilizado en beneficio propio para fabricar una candidatura y una campaña a la Alcaldía de la capital» y de «aferrarse al cargo de presidente en una situación de aislamiento político, de deriva y de abandono voluntario del grupo político que le legitima para tener derecho a sentarse en estos sillones".

Ante esta situación, y por la "falta de legitimidad" para seguir en la Presidencia, lo que pretende el Partido Popular es "mandar a la sociedad abulense un mensaje de firmeza democrática, responsabilidad y defensa del interés general frente a quienes presentan sus estrictos intereses personales como un valor político que debe ser asumido por los demás".

El mismo que hace cuatro años

Por su parte, Sánchez Cabrera, sentado ya a la otra punta de la Presidencia que ha ocupado en el Salón de Plenos hasta el pasado lunes, comenzó acusando al PP de "alterar el ritmo normal de esta institución" y de intentar hacer ver a los diputados populares "la paradoja" de que presenten esta moción de censura cuando "hace cuatro años muchos de ustedes, algunos de los cuales han apoyado esta moción, decidieron emprender un camino de cambio" que ha permitido "mejorar la cooperación, la gestión y el servicio a los abulenses", enumerando una serie de logros durante la legislatura que "hemos conseguido juntos" por lo que "les doy las gracias".

El presidente saliente, ahora diputado en el grupo no adscrito, aseguró ser "el mismo que hace cuatro años cuando me eligieron presidente", pero se preguntó si "ustedes siguen siendo los mismos de hace cuatro años" y lamentó que "cuando firmaron esta moción nadie en el PP les invitó a reflexionar sobre si quieren volver a la vieja forma de hacer política, la del acomodo, del ordeno y mando, y del oscurantismo y la opacidad en la Diputación".

Además, criticó que "esta moción de censura responde únicamente a un interés partidista que demuestra la falta de respeto del Partido Popular hacia la instituciones y hacia los propios abulenses", ya que "al Partido Popular lo único que le interesa es el propio Partido Popular, el poder por el poder, sus intereses partidistas".

También Sánchez Cabrera interpeló directamente a Carlos García cuando le comentó que "hubo un día que ambos compartimos el anhelo de cambiar Ávila para ofrecer verdaderas oportunidades a los abulenses en lugar de migajas. Ese era nuestro sueño. Ahora sé que con el Partido Popular seguirá siendo un sueño y yo quiero que sea una realidad".

Crítica a UPyD

Al otro diputado al que Sánchez Cabrera se dirigió nombrándole fue a Carlos Moral, quien con su voto desde el grupo de UPyD posibilitó que triunfara la moción preparada desde el PP. Comenzó diciéndole que "tendrá que dar muchas explicaciones a lo largo de su vida" porque “nadie entiende por qué apoya una moción de censura contra un diputado no adscrito para aupar a la presidencia de la Diputación al presidente del PP".