El puente de hierro lucirá un nuevo aspecto en verano

Carlos H. Sanz
-

Osepsa comienza unas obras que obligan a cortar el tráfico rodado sobre el Carrión en este punto para devolver a la estructura el ornato perdido tras 25 años sin actuaciones

El puente de hierro lucirá un nuevo aspecto en verano - Foto: Á“scar Navarro

El puente de Abilio Calderón -o de hierro, como le conocen popularmente los palentinos- lucirá en tres tonos de gris este verano. Los operarios de Osepsa comenzaron ayer a trabajar en la recuperación del ornato de esta estructura, una actuación en la que el Ayuntamiento invierte 151.980,66 euros -financiados con fondos europeos del Edusi- para avanzar en la integración de la orilla del río en la ciudad.
Los operarios de la empresa Obras y Servicios Públicos procedieron ayer al corte de tráfico que se mantendrá entre un mes y medio y dos meses. Ningún vehículo, a excepción de autobuses y ambulancias, podrá circular por el puente, aunque los peatones sí podrán cruzar el río, ya que durante las obras de habilitará una de las aceras.
Esta circunstancia generó ayer algunas molestias entre los conductores a los que el corte, pese a estar anunciado desde hace semanas, les pilló por sorpresa. La limitación del tráfico también dificulta el trabajo de los taxistas, a lo que el Ayuntamiento no ha permitido atravesar el puente, lo que les obliga, al igual que al resto de conductores, a acceder al hospital bien desde el puente de Nicolás Castellanos, desde la zona sur de la ciudad; bien desde el Puente Mayor, a través de Faustino Calvo y la carretera de Villamuriel, desde la zona norte.
José Luis de la Fuente, presidente de la asociación Radio Taxi, ha querido dejar claro a los clientes que es el Ayuntamiento quien no deja transitar a los taxis por el puente de hierro «por las características de la obra». «No obstante, el coste del trayecto en taxi es el mismo yendo al hospital por Nicolás Castellanos o el Puente Mayor que cuando se accede por el puente de hierro», asevera.
Para que esta centenaria estructura recupere su esplendor, el Ayuntamiento ha diseñado un plan de actuaciones centrado en el arreglo del puente, su limpieza y repintado. 
Todas las chapas que conforman el paso de peatones, que hoy lucen arqueadas por efecto de la corrosión -lo que provoca tropezones a los peatones-, serán sustituidas por otras nuevas, más consistentes y mejor ancladas. 
El andamio instalado durante la pasada semana y que cuelga suspendido de la estructura, permitirá llevar a cabo la limpieza de todos los elementos metálicos mediante un sistema de chorro de arena, una actuación que permitirá eliminar totalmente el óxido y la pintura existente. 
Por fin desaparecerán también las muchas pintadas realizadas en los paramentos de los pilares de hormigón y piedra que sustentan el puente, objeto habitual de actos vandálicos.
Para devolver su ornato al puente, se reconstruirán aquellas zonas deterioradas y una vez retirada la pintura vieja se dará una capa de imprimación epoxi anticorrosiva y dos manos de esmalte de poliuretano en tres colores, eso sí tres tonos diferentes de gris.
Las obras se rematarán con nuevos focos de luz con tecnología led en los estribos del puente, así como con el saneamiento de toda la instalación eléctrica. Si todo marcha correctamente, la estructura de hierro lucirá su nuevo aspecto para el verano, ya que el plazo de ejecución de las obras es de tres meses. 
Cabe recordar que cumplió su centenario en el año 2011 y es uno de los más reconocidos y queridos por los palentinos. Aunque popularmente es denominado puente de hierro por el material con el que está hecho, su nombre oficial es el de Abilio Calderón, pues la construcción del mismo fue aprobada cuando este palentino ocupó el cargo de director general de Obras Públicas. Posteriormente, siendo ministro de Fomento, y a petición de la prensa local, el Ayuntamiento acordó que el nuevo paso sobre el Carrión recibiese ese nombre.

 

25 años desde la última reforma 
Ha querido la casualidad que el inicio de las obras en el puente de hierro coincida prácticamente en el tiempo con la fecha -3 de abril- en la que arrancó la última intervención que se realizó en él, en 1994. Informaba entonces El Diario Palentino de las largas colas que se formaron en el único acceso al hospital posible por aquel entonces, a través del Puente Mayor y el paseo de Faustino Calvo. Aquella intervención se basó en el proyecto de rehabilitación, reconstrucción y refuerzo redactado por el ingeniero Jesús Páez Martínez. En ese documento ya se hace referencia expresa a la protección global de las superficies de chapas metálicas con pintura, y se aconsejaba encarecidamente una conservación programada de renovación de esta protección cada 10 años. Es cierto que desde entonces se ha realizado alguna intervención menor en el puente, pero han tenido que pasar 25 años para que arranque la mejora integral de esta estructura. También hay que tener en cuenta, que el equipo de Gobierno ha tardado casi tres años en sacar adelante este proyecto.