Psiquiatría acapara el 16% de las evaluaciones forenses

ALBERTO ABASCAL
-

El equipo adscrito a Palencia realiza una media diaria de cinco dictámenes · En 2018 llevaron a cabo 17 investigaciones por agresión sexual, casi el triple que en 2017

Psiquiatría acapara el 16% de las evaluaciones forenses

Los profesionales forenses siempre aspiran a enterrar la «imagen lúgubre y macabra» que la sociedad tiene del médico forense. De hecho, pese a lo que habitualmente muestra el cine o las series de ficción, las autopsias solo suponen el 5% del trabajo que desempeñan estos facultativos cada año. El equipo forense adscrito a la provincia actualmente está formado por cuatro profesionales, según corrobora a Diario Palentino  el subdirector del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Palencia, Fernando Mateos. 
Una vez confirmada la memoria correspondiente a 2018, durante el último ejercicio contabilizado la clínica forense de Palencia realizó un total de 1.979 informes, la mayoría de reconocimientos a personas  lesionadas  (1.278), lo que equivale a una media de cinco diarios, una cifra muy similar a la registrada durante 2017, aunque los informes psiquiátricos acaparan 16 de cada cien  evaluaciones que llevan a cabo habitualmente estos profesionales.
Asimismo, durante el pasado ejercicio realizaron 75 levantamientos de cadáver sin juez y uno más con la presencia de la autoridad judicial, sin olvidar los 22 análisis toxicológicos realizados por solicitud judicial.
Desde el punto de vista de la patología forense los profesionales del Instituto de Medicina Legal realizaron el pasado año  93 informes, de los que 68 fueron autopsias y el resto fallecimientos calificados como sospechosos o que requirieron la presencia de especialistas en medicina forense, que se tradujeron en 13 muertes naturales informadas y 12 muertes violentas informadas.  

 A tenor de los datos ofrecidos a este periódico y pormenorizando  los relacionados con la patología forense se constata que, entre las autopsias realizadas por causas violentas durante el pasado año se subrayan sobremanera las relacionadas con suicidios (14, cuatro más que en 2017) y le siguen los accidentes de tráfico (un total de 13, igual que en 2017), mientras que a mucha más distancia se encuentran los casuales (cinco, frente a los ocho registrados en 2017), los accidentes laborales (uno, el mismo número que en 2017) y cierran la lista los homicidios y sus formas (ninguno durante 2018 y por segundo año consecutivo).
A modo de curiosidad, entre las causas de muerte no homicida analizadas por los especialistas forenses figuran los infartos (20), el alcoholismo (2), aneurisma de aorta (2), miocardiopatía (2), neumonía (3) y ateromatosis coronaria (4) y atragantamiento (1), entre otras.
En cuanto a los suicidios, cinco lo fueron por precipitación, cuatro por ahorcamiento, dos por arma de fuego, uno por medio ferroviario y dos por sumersión.  Pero, como señala el subdirector del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Palencia, Fernando Mateos, el trabajo que se lleva a cabo aquí no es tanto con los cadáveres, sino sobre todo con los vivos. 
De los 1.278 informes de lesionados elaborados durante el periodo analizado, destacan sobremanera los relacionados con las agresiones (448) y en segundo lugar los accidentes de tráfico (49), mientras que los de índole laboral supusieron un cómputo de 29, entre otros motivos.

Asimismo, los forenses adscritos a Palencia realizaron 17 informes por agresiones sexuales y cinco sobre malas praxis médicas en el periodo analizado, mientras que su apoyo como peritos judiciales se reflejó en los seis informes emitidos para los juzgados de lo social, 16 para los juzgados de lo contencioso y vigilancia penitenciaria y los 37 para el Juzgado de lo Penal y Audiencia Provincial, respectivamente. Todo ello se traduce en 123 comparencias a juicio en 2018 y un juicio rápido.
No hay que olvidar que en la investigación criminal, la actuación del médico forense es esencial.  Acude solo o con el juez de guardia y el  Ministerio Fiscal cuando se procede al levantamiento del cadáver después de una muerte sospechosa de criminalidad o violenta; examina y recoge signos externos del lugar de los hechos, determina la hora probable de la muerte y realiza la necropsia del cadáver; examina de forma macroscópica las tres cavidades (craneal, torácica y abdominal) y toma muestras para su remisión a centros especializados en ciencias forenses y laboratorios.
Una vez ilustrada la práctica de la medicina forense, las autoridades civiles y policiales siempre han subrayado que Palencia, en su conjunto, es una provincia tranquila y un buen termómetro para ratificar esta afirmación es precisamente la práctica de estos profesionales.
Otro de los aspectos importantes que hay que tener en cuenta es la valoración que deben realizar los forenses en materia psiquiátrica y que en Palencia adquiere una notable importancia por cuanto la capital acoge dos de los centros más renombrados de salud mental que existen en Castilla y León, San Juan de Dios y Hermanas Hospitalarias.  Bajo este prisma, el equipo de medicina legal y ciencias forenses de Palencia tuvo que realizar en el ejercicio del pasado año un total de 139 informes sobre internamientos, otros 86 sobre incapacidades y  93 sobre imputabilidades. En total, 318 informes psiquiátricos realizados y desglosados que suponen en términos generales una media de casi uno diario.

Sin duda, entre las mayores preocupaciones que existen en la actualidad desde el punto de vista delincuencial están las denominadas violencia de género y violencia doméstica. En este sentido, los médicos forenses de Palencia elaboraron el último año 54 informes sobre violencia de género (66 en 2017) y otros 31 relacionados con violencia doméstica (33 en 2017), casi tantos como autopsias e informes de patología forense realizados en el mismo periodo de tiempo. 
No hay que olvidar que si hay algo en lo que coinciden los especialistas es en la necesidad de realizar una valoración urgente de una mujer que denuncia ser víctima de violencia de género, para determinar de forma objetiva el grado de riesgo al que se enfrenta y prevenir nuevos episodios incluso su muerte. 
Por lo demás, con los forenses trabajan dos equipos psicosociales formados por dos profesionales en psicología y otros tantos trabajadores sociales. Su misión es realizar informes de valoración en materia de violencia de género/violencia doméstica.  En esta faceta tuvieron durante el pasado año un total de 49 informes y resolvieron 56, además de otros dos de menores y de los cuatro resueltos. Asimismo, emitieron otros 116 informes sobre asuntos civiles de familia (129 resueltos). 
La estadística se cierra con el hecho de que tuvieron cinco casos de supuesto maltrato infantil, realizaron 420 informes psicólogos, 406 informes de trabajador social, 74 citas a juicio como psicólogos y 79 citas a juicio como trabajadores sociales.