Nissan se plantea reducir 500 empleos en Barcelona

SPC
-
Nissan se plantea reducir 500 empleos en Barcelona

La automovilística Nissan ha planteado a los sindicatos de la planta de Barcelona la necesidad de realizar un ajuste de la plantilla de entre 400 a 500 empleos dentro de un plan de competitividad para relanzar la fábrica, inmersa en un largo período de baja producción.
La dirección de la multinacional quiere sentarse cuanto antes a negociar la manera de llevar a cabo la reducción de la plantilla, que pasaría, en principio, por bajas incentivadas y prejubilaciones.
En los últimos meses, los comités de empresa de Nissan en Zona Franca y en Montcada han llevando a cabo reuniones con las diferentes administraciones públicas para alertar de la baja producción y de la falta de un proyecto industrial, que compromete el empleo actual.
Fuentes de la compañía han señalado que el próximo martes está previsto que viaje a Barcelona la plana mayor de la multinacional, entre ellos el responsable de fabricación de la alianza Renault-Nissan, José Vicente de los Mozos, junto con el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Genís Alonso.
La compañía busca reunirse entonces con el comité de empresa para empezar a negociar un plan de competitividad, que no ha confirmado que conlleve la reducción de la plantilla de la que alertan los sindicatos.
Con los números actuales, la planta de Zona Franca de Nissan cerrará probablemente su año fiscal el próximo 31 de marzo con una producción de unas 76.000 unidades, y una previsión para el año siguiente de alrededor de 60.000, muy lejos de las 200.000 unidades para las que tiene capacidad.
El representante de la sección sindical de Sigen-Usoc en la Zona Franca, Enrique Saludas, ha expresado su temor a la posibilidad de que la empresa intente imponer unas condiciones económicas para las prejubilaciones inferiores a las que se aplican ahora mismo y que garantizan a los prejubilados un 90 % de su sueldo actual.
Así, el responsable de la principal fuerza sindical en la planta ha alertado de que la representación de los trabajadores rechazaría un plan que apuntara en esta dirección.
Además, ha denunciado que la multinacional plantee un ajuste de la plantilla que no va acompañado de un plan industrial ya que, de momento, no está sobre la mesa ningún encargo en los próximos tres años para ensamblar un nuevo vehículo.
"Podríamos encontrarnos en un escenario en el que salgan ahora decenas de trabajadores con prejubilaciones y que, dentro de tres años, nos vuelvan a apretar cuando llegue la adjudicación de algún vehículo", ha apuntado.
El pasado mes de febrero, la dirección comunicó al comité que la planta de Barcelona reducirá su producción en unos diez mil vehículos en la primera parte de su próximo año fiscal (que empieza este abril), lo que dejará a la fábrica funcionando al 30 % de su capacidad.
En paralelo, Nissan anunció esta semana una inversión de diez millones de euros en su planta de Barcelona para empezar a producir a partir de abril una nueva caja de cambios.
Nissan emplea a unas 3.300 personas en Zona Franca y Montcada, y cuenta con otros centros de producción en Ávila y Cantabria.