Marlaska garantiza que no habrá "impunidad" con los violentos

Agencias
-

El ministro del Interior remarca que los actos vandálicos fueron producidos por movimientos minoritarios que solo buscan perturbar el orden público y el Gobierno investiga su identidad para garantizar la seguridad del resto de ciudadanos españoles

Marlaska garantiza que no habrá "impunidad" con los violentos - Foto: Chema Moya

Fernando Grande-Marlaska ha garantizado este jueves que no habrá "impunidad" con los responsables de las disturbios de los últimos días en Cataluña que, ha lamentado, están causando un grave daño a la imagen de Cataluña en el mundo.
En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras la reunión del comité de seguimiento de la situación en Cataluña que ha presidido el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, Marlaska ha destacado la excelente coordinación y cooperación entre los Mossos y la Policía y la Guardia Civil estos días que, ha insistido, no es fruto de la improvisación "sino de todo lo contrario".
El titular de Interior ha insistido en que los autores de los disturbios son personas vinculadas a movimientos que tratan de perturbar la seguridad y la convivencia con unos fines supuestamente políticos, pero cuyo objetivo "primero y único" es alterar el orden público.
Se trata, según ha dicho, de un "grupo minoritario, pero perfectamente organizado" que está protagonizando "episodios de gran violencia".
Marlaska no ha querido dar más detalles sobre quiénes son exactamente, porque la cautela debe ser "máxima" para no interferir en el éxito de la investigación, pero ha reiterado que "ninguna actuación delictiva, criminal va a quedar impune" ni tampoco "sus responsables, sus inductores y sus partícipes de cualquier tipo".
Ha asegurado que el Gobierno piensa en los ciudadanos, que se sienten "desorientados y en cierto modo huérfanos", y vela de forma "incansable" por sus derechos y para garantizar su bienestar y seguridad con una coordinación policial que continuará "en los próximos días y el tiempo que sea necesario".
No obstante, ha hecho un llamamiento a todos los ciudadanos para que se expresen, "como ha hecho la mayoría", de forma pacífica.
"Vemos la consecuencias de no hacerlo pacíficamente y una de ellas es la no impunidad", ha advertido, a lo que ha añadido los perjuicios para los ciudadanos y para la imagen reputacional de Cataluña a nivel internacional, que "perderla es muy fácil y recuperarla es difícil".
El ministro del Interior espera así que los hechos vandálicos disminuyan, gracias a los resultados policiales y a la propia sociedad, que está diciendo que "no quiere ser testigo de actuaciones delictivas" como las que se están produciendo.
"Supongo que eso calará, la actuación policial y también la conducta activa de la sociedad catalana, en estos individuos", ha confiado.
Según ha detallado, desde el comienzo de las protestas este lunes en Cataluña contra la sentencia del procés las fuerzas de seguridad han detenido a 97 personas, mientras que 194 agentes de los Mossos y de la Policía Nacional han resultado heridos.
El ministro ha hecho también una aproximación al balance de daños causados durante las protestas: 190 contenedores incendiados ayer y 250 el martes, día en el que, solo en mobiliario urbano de la ciudad de Barcelona, provocaron daños valorados en 627.000 euros.

 

"Torra ya sabe cómo actúa un Estado de derecho con división de poderes"

Marlaska también se ha dirigido al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para recordarle que recientemente los líderes del procés han sido condenados por el referéndum del 1-O. "Ya tiene conocimiento expreso de lo que acontece fuera de la ley", ha dicho. 
"Conoce perfectamente por noticias recientes cómo actúa un Estado de derecho con división de poderes", ha avisado Marlaska, que ha añadido: "En un Estado de derecho con división de poderes real y efectiva, dentro de la ley cabe todo, fuera de la ley creo que ya tiene un conocimiento expreso de lo que acontece en un Estado de derecho". 
La advertencia la ha lanzado tras la reunión del gabinete de crisis bajo la presidencia del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, donde se han analizado la evolución de lo que ha calificado como "actos vandálicos de gravedad", apelando a la "firmeza" y la "unidad de todos frente al independentismo" y con "la necesaria lealtad institucional".
Marlaska ha insistido en que Torra tiene que condenar "de forma expresa e indubitada" la violencia que se ha desatado en Cataluña, criticando su comparecencia de anoche a última hora que, ha subrayado, "parece que fue a rastras". El ministro ha evitado pedir su dimisión, aunque sí ha recordado que este jueves lo han pedido diferentes "líderes políticos" que también quieren que se convoque elecciones en Cataluña. 
Además, ha solicitado a Torra que exprese su "solidaridad y compromiso con los agentes de la autoridad", que se afanan por mantener el orden público desde que el lunes se desataron las primeras protestas de radicales por la sentencia del procés. 
Sobre el dispositivo, ha vuelto a poner en valor la "excelente colaboración" y ha dicho que los policías y guardias civiles enviados de refuerzo, y a petición de los Mossos, permanecerán en Cataluña "durante el tiempo que sea necesario y preciso".
Marlaska ha pedido "cautela" al ser preguntado por los periodistas sobre los líderes detrás de Tsunami Democràtic, la plataforma que canaliza gran parte de las movilizaciones contra la sentencia. Sus "inductores" y "partícipes", ha dicho, están siendo investigados porque "ninguna actuación delictiva va a quedar impune". El ministro del Interior ha reconocido que Tsunami estuvo "previamente organizada para tener la coordinación" que están demostrando en las protestas callejeras con el lanzamiento de cócteles molotov, la quema de contenedores y coches o el uso de material pirotécnico contra un helicóptero de los Mossos. 
Sobre los infiltrados a los que aludió Torra anoche se ha limitado a decir que dentro de los alborotadores hay "personas relacionadas con movimientos que tratan de perturbar la seguridad con fines supuestamente políticos". El ministro también ha defendido que la Guardia Civil no ha participado aún en cargas policiales pero que se encuentra velando por la seguridad en infraestructuras críticas. 
El titular del Interior también se ha referido desde La Moncloa a la polémica por la foto en la que se le vía anoche, en medio de las protestas en Barcelona, cenando "muy brevemente" en un restaurante junto con su jefe de gabinete. En este sentido, ha asegurado que no ha puesto su cargo a disposición del presidente porque, ha dicho, "trabaja las 24 horas y no va a ningún sitio relajadamente".