scorecardresearch

La declaración como Patrimonio Mundial, cada vez más cerca

Rubén Abad
-

Nogal de las Huertas, Frómista, Villalcázar de Sirga, Carrión de los Condes y Sahagún son la «punta de lanza» de la candidatura en la Península Ibérica. Son ya más de 2.000 lugares en el conjunto de Europa

La declaración como Patrimonio Mundial, cada vez más cerca

La pequeña población gala de Souvigny vio nacer hace un cuarto de siglo la Federación Europea de Sitios Cluniacenses (FESC) al objeto de recuperar y poner en valor todo el patrimonio común en torno a la orden. Un hito histórico sin  precedentes que aglutina ya más de 2.000 lugares de incalculable valor arquitectónico e histórico repartidos por el viejo continente. Veinticinco años después de aquella gesta, la FESC emprende otra aún mayor: la declaración como Patrimonio Mundial de la Unesco. Se trata de una candidatura que apela principalmente a su «riqueza histórica inmaterial»,  sin olvidar su «sustrato físico», y que el propio colectivo califica como «compleja», pues, según explica, «habría que acompasar a un mismo ritmo» multitud de lugares.


La presentación de las primeras postulaciones oficiales tuvo lugar recientemente en Cluny (Francia), con las localidades de Nogal de las Huertas, Frómista, Villalcázar de Sirga, Carrión de los Condes y Sahagún (León) como «punta de lanza» en la Península Ibérica. Hasta la fecha, se han adherido ya 42 sitios de seis países europeos. Después de aprobar sus ayuntamientos, por unanimidad, el apoyo a la candidatura, dichas localidades han presentado ante la FESC un posible modelo organizativo regional, con el que ya llevan trabajando desde 2018 y que puede servir para la estructuración del trabajo a desarrollar. 


Ese mismo año se constituyó la Asociación Cluny Ibérica través de la cual las localidades miembro coordinan las distintas actividades que se llevan a cabo, así como la interlocución con la Junta de Castilla y León, implicada desde un principio con los sitios cluniacenses, la Diputación, también comprometida con sus propuestas, y el resto de administraciones y entidades.


El equipo de la candidatura, coordinado por Enrique Saiz, director del proyecto, y Christophe Voros, director de la Federación, que está marcando la pauta de este proceso internacional, ha comenzado a elaborar el expediente, empezando por perfeccionar las herramientas que permitirán seleccionar los sitios para la lista. Además, el apoyo de la Junta y la Diputación pronto se verá refrendado con la firma de un compromiso formal.


¿QUÉ SON?

Aprovechando la influencia de las abadías y prioratos dependientes o vinculados a Cluny durante más de 700 años, tiene importante cabida generar un proyecto con un potencial único. Para ello, varias localidades de la región se han sumado para aprovechar y estructurar todas las oportunidades existentes en torno a la temática común que las une: los sitios cluniacenses.


Es un proyecto multidisciplinar que promueve el uso sostenible y la valorización del patrimonio histórico, artístico y cultural recuperado en el contexto de una red de territorios europeos que concentran valores tangibles e intangibles de uno de los pilares fundacionales de la conformación de Europa. De forma similar, se anima a la participación de todas las posibles empresas, asociaciones, personas físicas o instituciones de cualquier tipo, relacionadas con la cultura en el sentido más amplio de la palabra: patrimonio cultural, arquitectónico, musical, gastronómico, artístico e histórico de cada lugar.


Y es que los monasterios de Cluny fueron centros de irradiación espiritual, pero también artística, económica, política y social. «Los monjes cluniacenses fueron el origen de la emergencia y desarrollo de cientos de localidades de España, Portugal, Alemania, Reino Unido, Italia, Bélgica, Suiza, Polonia, Irlanda y, sobre todo, de Francia», subraya la FESC.


PASOS A SEGUIR

Después de desarrollar un dossier previo, encargado a un equipo técnico multidisciplinar de carácter internacional, se pone en marcha ahora la elaboración del documento definitivo, una carrera de fondo planteada para al menos los cinco próximos años. Como primer paso, cada sitio de la federación que quiera participar en la candidatura, debe realizar su postulación oficial y presentarla ante su administración, puesto que es el Gobierno de cada nación el que debe realizar la lista indicativa, esto es, aquellos bienes del país que considera susceptibles de ser candidatos para Patrimonio Mundial. La candidatura de los sitios cluniacenses, por sus características, se emplaza dentro de la denominación de Bienes en Serie, dada su heterogeneidad y dispersión geográfica.