«El arbitraje te enseña cómo afrontar algunas situaciones»

David del Olmo
-

Tutor de los nuevos colegiados palentinos, anima a vivir esa experiencia

«El arbitraje te enseña cómo afrontar algunas situaciones»

Gonzalo de los Bueis se acercó al arbitraje de la mano de su hermano Felipe hace ya una década, con 15 años, para ejercer primero como oficial de mesa (actualmente en la LEB Oro) y los dos últimos cursos como colegiado, en Primera femenina y recientemente como vinculado a la Primera masculina (deberá confirmarlo en las siguientes pruebas de ascenso), además de ejercer de tutor de los jóvenes árbitros recién llegados.
La crisis sanitaria llegó en su «mejor momento del arbitraje. Se acercaba el final de temporada, con los partidos que decidían quién iba a los Campeonatos de España», los partidos que un árbitro desea dirigir. Por ahora deberá conformarse con entrenar en casa, aunque extrañe «el gimnasio. En casa no es lo mismo, aunque hay que intentarlo.He buscado ejercicios y circuitos que no conocía para aplicarlos al entrenamiento estos días».
De mero entretenimiento de los fines de semana y para hacer amigos («hay buen ambiente en Palencia y en Castilla y León en general»), pasó a arbitrar a jugadores mayores que él («yo era muy tímido, pero esos primeros partidos me ayudaron a saber controlarme dentro del campo») y, ante la necesidad de colegiados por las lesiones, a adelantar su ascenso a Primera (tras superar las debidas pruebas físicas y técnicas), donde un árbitro ya es observado por los responsables regionales, Juan Carpallo, David Sánchez y el presidente, Pablo Val.
En Navidad acompañó a la «selección de Castilla y León al torneo internacional cadete de Aveiro, con árbitros portugueses de mi nivel. Una experiencia muy bonita»; no se marca retos a largo plazo (aunque espera poder vivir pronto unos Campeonatos de España); le han causado buena impresión colegiados de LEB Oro como el andaluz Mariano Martín Palomo y el riojano Juan Manuel Uruñuela; y recuerda tres partidos: el primero que arbitró, «un júnior femenino en Villamuriel con mi hermano, todo lo llevó él. Cuando arbitré con otros fue más difícil, así mejoré», el último, «con SergioPaniagua, que también es palentino, el mejor que he arbitrado», y un Filipenses-Maristas del pasado curso, con mucho en juego, «por el gran ambiente, que viví desde dentro».
El arbitraje le ha ayudado a «madurar un poco y a abrir la mente en contacto con personas que conoces. Cada partido es una experiencia para la vida», a saber manejar situaciones complejas («hay entrenadores que te exigen mucha atención») y, para los indecisos o los nuevos: «es una bonita experiencia que te puede ayudar a conocer gente, enseñarte cómo puedes comportarte ante determinadas circunstancias y no te va a costar dinero. Merece la pena», concluye.