NNGG recuerda a los que dieron su vida por la democracia

diariopalentino.es
-

Con motivo del XVI aniversario del asesinato de Miguel Á. Blanco, los jóvenes del PP salen a la calle para entregar lazos azules y recoger dedicatorias en un gran mural

NNGG recuerda a los que dieron su vida por la democracia - Foto: sara muniosguren

«Condenamos todos y cada uno de los asesinatos de ETA y nos comprometemos a mantener viva la memoria de todos aquellos que como Miguel Ángel Blanco, entregaron su vida por la democracia, la libertad, la unidad y por España». Con estas palabras iniciaron ayer los jóvenes de Nuevas Generaciones del Partido Popular la lectura de un manifiesto con motivo del XVI aniversario de la muerte de Miguel Ángel Blanco, asesinado a manos de ETA el 13 de julio de 1997.
Este acto fue el punto fuerte de una tarde en torno a la figura del que fuera concejal de Ermua. Aunque la lluvia hizo acto de presencia durante la tarde, el agua no impidió que miembros de NNGG repartieran lazos azules en recuerdo de Blanco, así como firmas y dedicatorias en un gran mural con su cara. Los ciudadanos pudieron escribir pensamientos, ideas o deseos en un gran panel pintado a mano -de dos metros de alto por dos de ancho-, que enviará a la familia de Miguel Ángel Blanco.
«En estos momentos en que los terroristas están dando sus últimos coletazos, debemos mantener vivo aquel espíritu que nació en Ermua en 1997, que nos unió a todas las fuerzas políticas constitucionalistas, con independencia de nuestra ideología, para luchar por un bien colectivo, la lucha contra el terrorismo también a nivel social y en el día a día», destacaron. Los jóvenes de PP aprovecharon la ocasión para «pedir al Tribunal Europeo de Estrasburgo, desde el respeto a la legalidad, que no derogue la Doctrina Parot y que los asesinos cumplan íntegramente sus penas».

dignidad. «A los terroristas de ETA y a sus testaferros institucionales les decimos que en la sociedad vasca no existe ningún conflicto, tan solo unas víctimas y unos verdugos, unos asesinados y unos asesinos, unos que matan y otros que mueren. Por consiguiente, el único final posible es que pidan perdón por sus crímenes, cumplan íntegramente sus penas, entreguen las armas y se disuelvan», insistieron. Marimar Blanco, hermana del concejal asesinado, transmitió a NNGG de Palencia «su más sincero agradecimiento, aunque evidentemente no ha podido acompañarnos por encabezar diferentes actos en Ermua».
«Pedimos memoria, dignidad y justicia con todas las víctimas del terrorismo. Desde Nuevas Generaciones del PP de Palencia, nuestro reconocimiento a todas ellas. Nos tenéis aquí para lo que necesitéis», concluyeron.