scorecardresearch

Vox se queda solo contra el lenguaje inclusivo

SPC
-

PP y Cs critican que el texto presenta un problema que "en Castilla y León no existe" y el PSOE lamenta que haya "talibanes" en la Comunidad a los que "no interesa la Educación, sino dividir"

Vox se queda solo contra el lenguaje inclusivo - Foto: Miriam Chacón ICAL

Todos los grupos políticos representados en las Cortes de Castilla y León, a excepción del proponente, votaron hoy en contra de una moción llevada a la Cámara autonómica por Vox en contra del lenguaje inclusivo, que también incluía medidas para garantizar que en los nuevos diseños curriculares se mantengan las principales asignaturas de la rama de Humanidades, así como un refuerzo de los procedimientos de orientación vocacional y la confección de un banco de actividades y recursos didácticos relacionados con efemérides de la cultura española.

El texto fue defendido por la procuradora del Grupo Mixto en representación de Vox, Fátima Pinacho, que planteó la necesidad de que “desde las instituciones se haga un uso adecuado y con propiedad del idioma castellano”, planteando así el “rechazo al denominado lenguaje inclusivo frente a los continuos intentos por parte de ciertos sectores ideológicos por implementar este tipo de lenguaje” que la procuradora de Vox llegó a calificar de “marxismo cultural”.

Criticó así Pinacho al Gobierno autonómico por “no querer dar la batalla cultural a la izquierda” al no apoyar la moción de su grupo, como señaló que sí se hizo en los parlamentos andaluz y madrileño o en ayuntamientos como el de Palencia, y afirmó que no es posible decir que en Castilla y León no hay criterio ideológico “cuando un porcentaje de la nota de las pruebas selectivas para el acceso de docentes a Secundaria y Bachillerato valora el uso del lenguaje inclusivo”.

Contradijo a Pinacho la procuradora del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes autonómicas, Carmen Sánchez Bellota, al señalar que la formación ultraderechista presenta con su moción un problema que “en Castilla y León no existe”, dentro de una política educativa desarrollada en la Comunidad que, recordó, “nos sitúa como una de las comunidades con mayor equidad de España”.

En cuanto al texto en sí, la procuradora popular contradijo que se utilizaran libros de texto ideologizados porque “los centros cuidan de manera escrupulosa que se ajusten al rigor científico”, recalcó la apuesta de la Junta por las Humanidades en el sistema como “sello de identidad propio”, y aseguró que el Gobierno autonómico “ya lleva a cabo un modelo de orientación educativa vocacional en toda la Comunidad” y que ya existe un banco de actividades y recursos didácticos. No obstante, sobre estos tres últimos puntos planteó el Grupo Parlamentario Popular una enmienda para votar por separado los diferentes puntos de la moción, cuestión que no fue valorada por Vox.

En la misma línea que el Grupo Parlamentario Popular se expresó la procuradora de Ciudadanos en las Cortes autonómicas, Marta Sanz, reiterando que Castilla y León cuenta con “una de las mejores gestiones educativas de toda España y parte de Europa” y señalando, por tanto, que la problemática planteada por Vox “no existe en Castilla y León”.

“Hay rigurosidad en la selección del contenido curricular con respecto a los libros de texto y en el currículum vigente hay una apuesta decidida por las Humanidades como sello propio de la Comunidad”, planteó Sanz, matizando que “esto no quiere decir que no ocurra en otras partes, como en Cataluña, País Vasco o Baleares, donde la educación está gestionada por el Partido Socialista que antes era Obrero y Español”.

“Desconocimiento” de los problemas de la Educación

Por parte precisamente del PSOE, el encargado de fijar la posición fue el procurador Jesús Guerrero, que aseveró que “de la ultraderecha en materia educativa no esperábamos grandes propuestas, pero esta iniciativa demuestra que ni les preocupa ni les ocupa los problemas de la educación en Castilla y León”, entre los que enumeró “el cierre de escuelas rurales, el fracaso del bilingüismo o que el gasto sea inferior al 4 por ciento del PIB cuando se debe aspirar al 5,5 por ciento de la media de los países europeos”.

“Pero ustedes quieren prohibir a los alumnos y alumnas que usen el lenguaje inclusivo”, lamentó Guerrero, asegurando por ello que “tenemos ya aquí a los talibanes y las talibanas” y llegando a aseverar que no le extrañaría “que quisieran plantear la celebración del 18 de julio y hacer cantar a los alumnos el cara al sol”. “No les interesa la Educación, de la que desconocen sus problemas, sino dividir”, concluyó Jesús Guerrero.