EL IPC subió en enero un 0,7% con respecto a 2018

DP
-

Por provincias, los precios crecieron en todas las de la Comunidad durante el mes de enero en la comparativa interanual. Ávila, Burgos y Salamanca lideraron los incrementos con una subida del 1,3% cada una, seguidas por León, Soria y Valladolid

El Índice de Precios al Consumo (IPC) se elevó un 1,1 por ciento en enero en Castilla y León con respecto al mismo mes de 2018, una décima menos que el incremento registrado de media en el resto del país, mientras que en comparación con diciembre descendió un 1,1 por ciento, según el informe publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Por provincias, los precios crecieron en todas las de la Comunidad durante el mes de enero en la comparativa interanual. Ávila, Burgos y Salamanca lideraron los incrementos con una subida del 1,3 por ciento cada una, seguidas por León, Soria y Valladolid (1,2 por ciento), Zamora (1,1 por ciento), Segovia (0,8 por ciento) y Palencia (0,7 por ciento).
En relación a diciembre, los precios descendieron un 1,5 por ciento en Soria y Zamora; un 1,4 por ciento en Palencia; un 1,2 por ciento en Segovia; un 1,1 por ciento en Burgos, y un 1 por ciento en Ávila, León y Valladolid.
En variación interanual, los precios en Castilla y León subieron en todos los apartados a excepción de ocio y cultura, que registró una caída del 1,1 por ciento. Los mayores incrementos en el último año se registraron en comunicaciones, con una subida del 2,6 por ciento, por delante de vivienda (2,2 por ciento), hoteles, cafés y restaurantes (1,9 por ciento), bebidas alcohólicas y tabaco (1,1 por ciento) y alimentos y bebidas no alcohólicas (1 por ciento).
También se registraron subidas en transporte (1 por ciento), vestido y calzado (0,9 por ciento), medicina (0,5 por ciento), menaje (0,4 por ciento) y enseñanza (0,1 por ciento). El resto de productos, agrados en la categoría de otros, también vieron reducidos sus precios un 0,1 por ciento.
En la comparación con diciembre, los precios en la Comunidad descendieron un 1,1 por ciento, dos décimas menos de lo que se redujeron en el conjunto del país. Los descensos se produjeron en vestido y el calzado (15,5 por ciento), ocio y cultura (2,1 por ciento), menaje (0,9 por ciento), vivienda (0,8 por ciento), hoteles, cafés y restaurantes (0,6 por ciento) y medicina (0,1 por ciento). 
Por el contrario, se registraron incrementos en el transporte (2 por ciento), comunicaciones (0,5 por ciento) y en bebidas alcohólicas y tabaco (0,2 por ciento), y se mantuvieron sin variación en enseñanza y en alimentos y bebidas no alcohólicas.