Los trabajos en el Castro de La Loma tendrán continuidad

A. Benito
-
Los trabajos en el Castro de La Loma tendrán continuidad

La Consejería de Cultura y Turismo destinará casi 4.000 euros a la contratación de los servicios de investigación y estudio del que es uno de los yacimientos más importantes de la zona norte

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, destinará 3.899,83 euros a la contratación de los servicios de investigación y estudio del Castro  de La Loma, yacimiento situado en el municipio de Santibáñez de la Peña que fue arrasado por el ejército romano durante las Guerras Cantábras. Una actuación cuyo plazo de ejecución será de siete meses y con la que la institución regional dará continuidad a los trabajos que se retomaron el año pasado tras once largos años de parón.
"El yacimiento, que fue destruido entre los años 29 y 19 a.C., se encuentra en un espectacular estado de conservación. Por ello, tiene la mayor potencialidad posible en lo que a rendimiento científico y producción de información arqueológica se refiere, tanto para el estudio de la cultura cántabra, como para saber más acerca del escenario de campañas bélicas que se desató por la conquista del norte peninsular", aseguran desde la Junta.
En este sentido, la subvención de casi 4.000 euros aprobada por el organismo autonómico tiene por objetivo la contratación de un servicio especializado "que no puede ser concurrido por otros profesionales o entidades", sobre todo teniendo en cuenta el grado de conocimientos técnicos requeridos por el proyecto. "Estas exigencias se refieren tanto a la necesidad de contar con un equipo científico de carácter multidisciplinar, como a la calidad del equipamiento técnico preciso", continúan desde la institución regional. 
MÁXIMO INTERÉS. El Castro de La Loma ostenta el título de haber sacado a la luz la mayor colección de puntas de flechas romanas de toda Europa. Más de 600 fueron recuperadas entre 2003 y 2007 y otras 100 aparecieron el año pasado después de que la Junta volviera a apostar por apoyar económicamente unos trabajos arqueológicos que estuvieron en standby once años.
En la actualidad, codirigen los trabajos Eduardo Peralta, Jesús Francisco Torres y Santiago Domínguez, tres expertos cuyo esfuerzo y el de sus equipos está dando a conocer un poco mejor la estructura urbana de esta gran ciudad fortificada y del asedio al que se vio sometida en el transcurso de las Guerras Cántabras a manos del ejército del Imperio Romano. 
El año pasado, las investigaciones se centraron en el bastión de la muralla, donde aún hoy y debido a la virulencia de la batalla, se observan a la perfección los lugares de impacto de los proyectiles.