Un robo de peso con billete de ida y vuelta

J.B.I.
-

Un hinchable de feria de 400 kilos sustraído a las puertas de una nave industrial es devueltoa las 48 horas en el mismo lugar tras el arrepentimiento del autor o autores del hecho

Un curioso robo que al final no lo fue. Ese podría ser el resumen de lo que se quedó solo en un susto para el propietario de un hinchable de 400 kilos de peso, sustraído en la madrugada del pasado 4 de enero y devuelto 48 horas después en el mismo lugar del que los cacos se lo llevaron, una nave industrial del polígono de Villalobón.
«Estamos muy agradecidos de que lo hayan dejaro de donde lo cogieron al darse cuenta de que no podían darle ningún uso sin motores. Hacer un desembolso alto no hubiera sido viable para adquirirlos y se trata de un material de gran tamaño que no se puede guardar en cualquier sitio», tal y como indica Luis Ángel Caballero, propietario de Churrería El Mara, tradicional empresa de feriantes que dispone para su alquiler de 60 hinchables.
Caballero opina que el robo tenía dado que hinchable lleva el logo de Churrería El Mara, empresa que trabaja con la práctica totalidad de feriantes de la zona de Palencia y sus aledaños. «Nos conoce todo el mundo y en cualquier lugar hubieran identificado que se trataba de algo sustraído», explica.
El daño económico hubiera sido grande para el propietario, en concreto 6.000 euros, y a lo largo de varios años de negocio nunca se había dado una situación de robo de material destinado a ferias y otro tipo de celebraciones. «Hinchables como este han estado meses en otras naves de empresas promotoras de espectáculos o incluso en parques como El Salón  de Palencia y nadie se los lleva. Tienen que ser varias personas las que lo carguen en un vehículo especializado dado su gran peso y tamaño, ya que no cabe en un coche o furgoneta pequeña», agrega el feriante.
feriantes. Caballero recuerda que la familia lleva muchos años en el sector gestionado en le capital y provincia tres churrerías, carruseles para niños y material diverso. «Trabajamos mucho con ayuntamientos en numerosas fiestas patronales, además de con varios hoteles, empresas que organizan espectáculos y también particulares. Estamos creciendo poco a poco y el daño económico del robo finalmente no materializado hubiera sido bastante grande para nosotros», sostiene
El dueño de la empresa Churrería El Mara -también profesor de instituto en la capital- posee dentro del negocio una oficina técnica relacionada con la actividad ferial «Está muy ligada al sector ya que nos dedicamos a certificar muchas fábricas de hinchables. Contamos con una herramienta de trabajo que puede determinar, si se lleva a reparar este material, a quién pertenece. En el caso del robado y hallado luego es un prototipo único que se fabricó en su día», dice.
Finalmente, Caballero relata cómo se logró recuperar el material sustraído. «Las redes sociales han sido claves y fabricantes de toda España se volcaron. Pensé que se lo llevó alguien que podía sacar algo y hable con conocidos que supieran de gente dedicada a recoger chatarra u otros materiales en polígonos. Estoy agradecido a feriantes  y gente del espectáculo que se han  movido mucho y ayudado para recuperar el hinchable», concluye.