La Junta destinará 167 millones a depuradoras en pueblos

SPC
-

La Junta tiene previsto ejecutar esta legislatura 370 actuaciones en localidades de entre 500 y 2.000 habitantes tras terminar las obras en otras con más población

Instalaciones de la nueva depuradora de la localidad vallisoletana de Valbuena de Duero. - Foto: Ical

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente licitará 167 millones de euros en esta legislatura para financiar 370 actuaciones de depuradoras en municipios de entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes de Castilla y León. Para ello ya se ultiman y configuran programas con las diputaciones provinciales y consistorios en un plan que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, presentará próximamente.
Así lo anunció el consejero del área, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien señaló que el número de actuaciones no se corresponden con el de municipios porque algunos de éstos cuentan con varias pedanías. En declaraciones a la Agencia Ical declaró que después de dar por terminadas las obras en localidades de más de 2.000 habitantes equivalentes, de las que se han realizado más de 40 actuaciones, con 75 millones de euros en la pasada legislatura, la Junta da está «labor por cumplida», más allá de que alguna de estas estaciones depuradoras aún esté en obras o pendiente de comenzar a operar.
Por ello, dijo, la Consejería se centra ahora en ofrecer a las diputaciones un nuevo programa, para el que ya se están manteniendo encuentros al más alto nivel, con el fin último de alcanzar a los municipios de entre 500 y 2.000 habitantes, que es el siguiente eslabón, y todo ello a pesar de que la Junta «no estaría obligada a ello» por la Unión Europea, como si sucedía en el tramo anterior. «Sabemos que supone un esfuerzo económico muy importante que no pueden hacer ni diputaciones ni ayuntamientos por sus propios medios económicos. Y tenemos que darles una respuesta. Por ello les proponemos un plan para colaborar entre las tres administraciones», adelantó.
En este sentido, Suárez-Quiñones detalló a Ical que de cada infraestructura la Junta aportaría una parte a fondo perdido, mientras que el resto lo financiaría: a 10 años a las diputaciones y hasta 25 a los ayuntamientos. «Todos querrán participar y nosotros tenemos la responsabilidad de contribuir», sentenció.
Una vez que se pueda cumplir con este programa anunciado por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Castilla y León tendría cubierta una parte importante del saneamiento y depuración de la Comunidad, con especial incidencia en la España Vaciada, aunque siempre a expensas de atender el servicio de los pueblos menores de medio millar de habitantes equivalentes, es decir, el último tramo de la cadena.
Igualmente, Suárez-Quiñones se comprometió a que sea la Administración autonómica la que se encargue de la explotación de cada depuradora, dado que se «han encontrado casos de infraestructuras a las que se han dedicado gran esfuerzo presupuestario y luego no se gestionan bien». «El gasto por explotación y amortización sale interesante para los ayuntamientos, lo cual les da tranquilidad», dijo.
Madera sostenible

Por otro lado, y cambiando de asunto, el consejero recordó que el objetivo para los primeros meses de 2019 era movilizar 600.000 metros cúbicos de madera para dar servicio a la industria, que se había quejado por un supuesto desabastecimiento al tener que adaptarse a la Ley de Contratos Públicos. Al respecto, Suárez-Quiñones comentó que el reto es llegar a 900.000 metros cúbicos en esta legislatura, con dos objetivos muy claros: por un lado, que la producción sea «sostenible», y por otro, con la doble certificación PFT y FSC que reclaman los grandes grupos, tales como Ikea, y que es «tan importante como la producción propiamente dicha».
Hasta el pasado año, Castilla y León registraba una producción de tres millones de metros cúbicos, pero se interpuso en medio una bajada de puesta de madera en el mercado por la adaptación de la Ley de Contratos. Por ello, recordó el consejero, se reforzaron los equipos técnicos interinos, con 16 personas contratadas nuevas, para la ejecución de subastas y cortas en los montes, y «se cumplió el objetivo marcado para recuperar en 2019 el retraso de bajada de madera».
«Ahora vamos bien; recuperando poco a poco el ritmo. Somos la Comunidad que más madera pone en el mercado a disposición de la industria y pretendemos seguir movilizando e incrementando la madera, porque lo reclaman las fábricas de tableros y rollos, que dan mucho trabajo en el medio rural», espetó, además destacó la importancia de que esa madera cuente con la certificación.