scorecardresearch

26 mujeres y 24 menores han pasado por la casa de acogida

Carlos H. Sanz
-

Tres de cada cuatro víctimas han optado por continuar su vida en Palencia. En la actualidad, la casa alberga a dos

26 mujeres y 24 menores han pasado por la casa de acogida

El Ayuntamiento dispone desde principios de este siglo de una vivienda de propiedad municipal en la que se presta un servicio de acogida para mujeres víctimas de violencia de género y menores o personas dependientes a cargo que constituye un alojamiento alternativo destinado a la atención temporal. 

La casa, cuya ubicación exacta es secreta para garantizar la seguridad de sus residentes, «es un servicio especializado, cuyo objetivo general es acoger a mujeres solas o con hijos menores de edad, que sean víctimas de violencia física, psíquica, económica y/ o sexual en el ámbito de las relaciones afectivas, ofreciéndoles un espacio de seguridad, tranquilidad, reflexión e inicio de cambio», asevera Gema Infante Cardeñoso, adjunta al jefe del Servicio de Bienestar Social.

En la actualidad, en esta vivienda residen dos mujeres. Una de ellas está embarazada y la otra tiene una niña de cinco años. Próximamente, se incorporará una tercera. «Por la casa de acogida han pasado un total de 26 mujeres y 24 menores a lo largo de los últimos cuatro años», detalla Infante.

En esta vivienda se presta alojamiento, protección y manutención pero también atención social, sanitaria y psicológica, se vela por las necesidades educativas, se presta apoyo a la autonomía funcional de la mujer e integración sociocomunitaria además de emocional y se trabaja la inserción sociolaboral. Siempre con una garantía de atención para incidencias las 24 horas del día.

«La casa de acogida no solo ofrece un recurso habitacional y realiza una cobertura de las necesidades más básicas, sino que también posibilita el acceso a servicios de formación y orientación laboral para potenciar la inserción de estas mujeres en el mercado laboral, y además facilita un apoyo psicológico especializado para potenciar, a su vez, su nivel de autoestima y así, poder continuar con su proceso de recuperación», detalla la adjunta al jefe del Servicio de Bienestar Social. 

Además, según relata Infante, en casos de mujeres de procedencia de otros países también se presenta el hándicap del idioma. «Aunque cuenten con estudios superiores, tienen que comenzar desde el principio con el idioma y realizar los trámites necesarios para homologar las titulaciones obtenidas en su país de procedencia», añade.

Hay que tener en cuenta que, en el aspecto económico, casi el 100% de las mujeres llega sin ningún tipo de recurso, y a eso hay que sumar que durante estos últimos años también han recalado en ella menores con edades comprendidas entre uno y tres años. «Por su corta edad requieren servicios de guardería y precisan, además, mucha atención por parte de sus madres. Es en estos casos, una vez más, donde la coordinación con todos los recursos de la comunidad es esencial» asegura Gema Infante. 

Otro aspecto importante que ofrece esta vivienda es ayuda jurídica. «El 85% de las mujeres que ha pasado por la casa de acogida ha solicitado asistencia jurídica a través del servicio específico para víctimas de violencia de género, y en más de la mitad de los casos ha requerido una orden de protección para poder sentirse seguras», comenta esta responsable de Servicios Sociales. 

análisis de cada caso. Una comisión técnica, formada por personal de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento, es la que estudia de manera individual cada uno de los casos que llegan dentro de la Comunidad de manera individual y específica, y por ende quién recala en la vivienda municipal. 

«Palencia ha demostrado ser una ciudad acogedora y amable, mostrando además, un grado  de integración muy elevado para las mujeres y niños que se encuentran en situación de violencia de género, siendo la mayor evidencia que un 75%  de las mujeres que han pasado por la casa de acogida de nuestra ciudad ha optado por continuar su vida en la Palencia», asegura Gema Infante. 

Cifras que demuestra el éxito de un trabajo que, según comenta esta responsable de los servicios municipales, «es el resultado de la labor y el apoyo continuo de todas las redes sociales que componen nuestro departamento». 

Una cadena que comienza en los centros sociales, donde en coordinación con todos los recursos existentes en CyL, un coordinador valora cada situación de manera individual y establece un plan de intervención adaptado a cada realidad, hasta el trabajo del programa de apoyo a la familia del Ayuntamiento, que «en estos casos es esencial». 

«Todo ello se fundamenta dentro del Modelo de Atención Integral a las víctimas de violencia de género  de la Junta llamado Objetivo Violencia Cero, cuyas directrices de funcionamiento se basan en prestar una atención y un apoyo personalizado a cada caso, de la mano de profesionales de referencia mediante un enfoque proactivo que permita una detección precoz facilitando la coordinación entre profesionales gracias al trabajo de red, para dar una respuesta integral a cada víctima», sentencia Gema Infante.