Una ballena en el monte

Carlos H. Sanz
-

Las obras en la carretera de acceso pueden haber dejado al descubierto restos arqueológicos

Una ballena en el monte

Las obras de mejora de la carretera al monte El Viejo  han deparado una sorpresa. Al menos así lo cree un palentino, naturalista por afición, que este fin de semana se percató de las extrañas formas que se podían ver en los estratos de tierra que han dejado al descubierto las palas de las excavadoras.
Este ciudadano, que prefiere mantener su anonimato, está convencido «sin lugar a dudas» de que las obras han dejado al descubierto los restos fosilizados de una ballena y de al menos otro animal que podría tratarse de un ictiosaurio, aunque reconoce que su presencia no concuerda con la edad del estrato y que sus conocimientos sobre paleontología son insuficientes para asegurar con certeza qué es o de cuándo datan los restos.
«A mi hijo y a mí nos llamó la atención la forma y los huecos existentes. Al acercarnos y meter la mano nos percatamos de que se veían perfectamente los huesos [petrificados] de lo que era la ballena; estructuras muy definidas y encajadas unas con otras», asevera. 
Efectivamente, tal y como se puede apreciar en las fotos -y a falta de la confirmación de un experto- la piedras tienen forma de huesos. «Los huecos que se pueden ver en los estratos corresponden a los tejidos blandos del animal, que al desaparecer con el paso del tiempo han producido esas oquedades», comenta esta aficionado a las ciencias naturales. 
Este no es el primer hallazgo que aparece en las obras que se está llevando a cabo la Diputación. «Un poco antes de estos restos, aparecieron los de varias tortugas marinas, también muy reconocibles», asevera. No es la primera vez que se encuentran fósiles de estos animales en las inmediaciones de la capital, ya que en 1911, cuando se excavaba el cerro del Otero para extraer arcillas para la fábrica de La Tejera, de Cándido García Germán, salieron a la luz restos de tortugas gigantes y rinocerontes.  
Los restos que este ciudadano localizó en el monte han sido destruidos y ya forman parte de la tierra que sustenta en nuevo carril-bici, pero cree que todavía hay tiempo para poder salvar los de esa ballena.
Por ese motivo, ayer puso en conocimiento de la Diputación y del Ayuntamiento -propietaria del monte El Viejo- su hallazgo. «Sé que es muy difícil, pero se podrían conservar los restos y  poner alguna placa identificando, algo así como un pequeño museo paleontológico al aire libre», sentencia.

 

La Diputación protege el hallazgo a la espera de los expertos
La Diputación confirmó ayer a este periódico que ha dado orden de proteger el hallazgo hasta que los expertos determinen si realmente se está ante restos arqueológicos. Se trata de una medida preventiva hasta que se determine si realmente son fósiles y su importancia, para lo que la institución provincial ha reclamado la ayuda de la Junta de Castilla y León.