Tuberías en la cuerda floja

C.H.S.
-
Tuberías en la cuerda floja - Foto: Eva Garrido

La asociación del Ave María advierte de que Europa obliga a reemplazar las conducciones de agua potable de uralita y que las facilidades que da el Ayuntamiento y Aquona tienen fecha de caducidad

Casi dos años de trabajo, negociaciones y más de un disgusto para la asociación de vecinos del Ave María para llegar a una solución pactada con el Ayuntamiento y Aquona para solucionar el problema sanitario y de humedades causado por las conducción de uralita, pueden irse al traste por la pasividad de los propietarios en registrar en el Consistorio sus proyectos de obra.
Así lo explicaba ayer Cesáreo Frechilla, presidente del barrio, tras informar de que dos meses después de que Aquona comenzará a trabajar en esta zona del Ave María, apenas un puñado de los casi 150 propietarios de las Casas de Abella ha tramitado las obras.
«No sé si la gente no lo ha entendido, no está mentalizada o tiene miedo y no quiere abrir sus casas, pero necesitamos que los vecinos se mentalicen y pasen los presupuestos al Ayuntamiento porque si no, no podemos seguir haciendo las obras», aseguraba Frechilla, que convocará una asamblea la próxima semana y, de no ver avances, está dispuesto a dejar la asociación.
En esta reunión Cesáreo Frechilla recordará que la normativa obliga a reemplazar las conducciones de uralita -y, por tanto, con amianto- y que los vecinos no pueden contar que las facilidades que está dando el Ayuntamiento y Aquona duren para siempre, por lo que se puede dar el caso de que tengan que abonar tanto la obra en sus casas como la conexión de la acometida en el exterior, lo que encarecería muchísimo el coste. 

 

Lea la noticia ampliada en la edición de papel o en kiosko.diariopalentino.es