"Si queremos igualdad, no tenemos que llevar un cartel"

E.M.
-
"Si queremos igualdad, no tenemos que llevar un cartel" - Foto: Á“scar Navarro

Inmaculada Gutiérrez. Presidenta de Fedispa

Acaba de tomar las riendas de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad de Palencia (Fedispa). Cree que su experiencia como persona discapacitada, viendo y observando sus limitaciones, así como su trabajo dentro de Alcer atendiendo a usuarios y familias, serán positivos en esta nueva responsabilidad.
Inicia una nueva etapa al frente del colectivo provincial. ¿Qué espera de esta labor y cuáles son los objetivos para este mandato?
La idea es que la federación se haga muy visible y que todas las asociaciones que la formamos estemos conectadas y unidas. A ello se suma nuestra intención de abrirnos más al mundo rural, pues muchas veces se desconoce la labor de la federación y hay muchas personas que están en pueblos, ya sea en centros o en sus casas, a las que podemos ayudar, así como a sus familias.
Fedispa está formada por 17 entidades que trabajan en la provincia para disminuir las barreras de la discapacidad física, orgánica, sensorial, intelectual y crónica. ¿Cuáles son los principales problemas del colectivo y qué demandas urge atender?
Tenemos una variedad muy amplia, pero se desconoce dónde radican esas discapacidades, en especial las que no se manifiestan exteriormente tanto. Por ejemplo, los enfermos de fibromialgia no tienen una discapacidad reconocida pero ahí están o los enfermos orgánicos, como los renales, que tienen otras patologías añadidas. La idea es escuchar las necesidades de cada una de estas personas, saber lo que necesita cada asociación y las familias, para poder prestar nuestra ayuda en todo lo que podamos.
En los próximos meses tenemos intención de hacer una campaña informativa por si hay algún colectivo que no esté integrado en la federación y quiera formar parte de ella sepa lo que se hace. Vamos a empezar a hacer una base de datos desde donde podamos ayudar a cada asociación y en la que cada uno remita sus inquietudes y preocupaciones. La federación es la madre, que tiene sus raíces para poder trabajar. Hay asociaciones pequeñas a las que nos gustaría llegar para poder aportar lo que esté en nuestra mano.
En el ámbito de la discapacidad se ha mejorado mucho y parte de ello ha sido gracias al trabajo de las asociaciones. Todavía queda mucho por hacer, pero la discapacidad ya no es un mundo desconocido. Somos personas como cualquier otra y estamos capacitados para hacer mucho. La raíz de la federación se va a centrar en atender a esas personas que tienen ganas de hacer cosas, para eso nos tenemos que poner todos en el lugar del otro.