scorecardresearch

Volver de los infiernos

Diego Izco (SPC)
-

Klay Thompson ha regresado a las canchas tras 941 días de baja… y sigue siendo decisivo

El jugador ha hecho que las opciones de los Warriors de conquistar el anillo se disparen. - Foto: Kelley L. Cox (EFE)

Explicar la figura de Klay Thompson a alguien que no sigue asiduamente la NBA es sencillo: se trata del tipo de los 22 puntos de promedio histórico… en un equipo en el que Stephen Curry lo lanza prácticamente todo. Un escolta trascendente donde, en teoría, no hay sitio para serlo. Un jugador eléctrico que posee el récord histórico de puntos anotados en un solo cuarto (23 de enero de 2015, 37 ante los Sacramento Kings, con nueve triples… también récord en un cuarto). El único gran lanzador NBA que ha logrado anotar 60 puntos en menos de 30 minutos de juego. Y desde mediados de enero, el 'loco' que regresó de los infiernos y volvió a las canchas 941 días después de su último partido, aquel sexto encuentro de las finales'19 ante los Raptors de Marc Gasol y Serge Ibaka, en el que se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda al recibir una falta. Aquella imagen lanzando los dos tiros libres con la rodilla rota dio la vuelta al mundo. 

La baja duró casi 31 meses porque no solo incluyó la cirugía y posterior rehabilitación: el 19 de noviembre de 2020, cuando se especulaba con su regreso, 'Killa Klay' se destrozaba el tendón de Aquiles. El '11' de Golden State tenía 30 años en el momento de romperse, y se especuló con su retirada. 18 jugadores de la NBA sufrieron la misma lesión entre 1988 y 2011. Siete de ellos nunca volvieron a jugar. 

Además, Thompson lo habría dejado convertido en una leyenda con sus tres anillos (2015, 2017 y 2018), su Mundial en España'14, su oro olímpico en Río'16… y con el riñón cubierto: lleva en el 'top-10' de los mejor pagados desde 2015, apenas cuatro años después de ser elegido por los Warriors (11 del draft). Es el séptimo jugador de la NBA con mayores ingresos: 43,3 millones de dólares por temporada. 

En su primer partido, el de la resurrección, Thompson anotó 17 puntos. El Chase Center de San Francisco estaba abarrotado y al término del choque ante los Cavs (el destino quiso que su regreso se ejecutase ante el equipo contra el que vivió las cuatro finales consecutivas del 15 al 18) recogió una ovación que le sacó las lágrimas rumbo al vestuario: «No diré que sea como ganar un campeonato, pero ha estado muy cerca». 

A punto de cumplir los 32 y con nada que demostrar, su entrenador, Steve Kerr, lo quiere en plenitud para unos 'play-offs' en los que Golden State figura en las quinielas. 

Por ese motivo, el club ha diseñado una incorporación paulatina... y, por el momento, las sensaciones no pueden ser mejores. Ya trasciende como antes de las gravísimas lesiones: la semana pasada, ante los Pistons, volvió a ser el máximo anotador del equipo (21 puntos). Un partido en el que, además, regresaba Curry tras superar unas molestias en la mano. Pero es que ayer metió a los Wolves ¡23 puntos en 27 minutos! Los 'Splash Brothers', apodo onomatopéyico basado en el sonido de la red tras un lanzamiento limpio, están de vuelta. Los aficionados se relamen porque aún recuerdan la final del concurso de triples del All Star'16, un mano a mano entre ambos que se llevó Thompson.  

A pesar de que los manuales más 'académicos' indican que la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla es la peor lesión posible para un deportista, el hecho de que Thompson fuese ya un deportista de 30 años en un deporte de tanto salto y aceleración, convirtió la rotura del tendón de Aquiles en «la peor lesión posible», según comentó Rick Celebrini, director de los servicios médicos de los Warriors. ¿Por qué es tan temida por todos los deportistas? Se trata de fuerte 'cordón' fibroso que conecta los músculos de la parte trasera de la pantorrilla con el hueso del talón, y su rotura, además de terriblemente dolorosa, puede causar discapacidad permanente si no se trata correctamente. 

Otros ejemplos

Algunos deportistas de alto nivel que la sufrieron (y regresaron con éxito) fueron Beckham (cuando jugaba en el Milan), Ricky Rubio, Zanetti, Kobe Bryant… y Kevin Durant (hoy en los Nets), que se rompió en las citadas finales ante los Raptors.