Tudanca pone deberes y anuncia una oposición implacable

S. Gonzalez
-
Tudanca, en primer plano, recibe los aplausos de sus compañeros de Grupo tras su discurso - Foto: Ical

El portavoz socialista reivindica la buena política, critica el pacto de PP y Ciudadanos y presenta su hoja de ruta basada en un programa electoral que resultó ganador en las urnas

El portavoz socialista, Luis Tudanca, reivindicó la buena política y la palabra que se da frente al «arte del trilero hecho política» y sentenció que PP y Ciudadanos «han traicionado a Castilla y León» con los pactos tutelados en Madrid, por lo que anunció una oposición implacable y advirtió que «solo se ha retrasado lo inevitable» ya que en la Comundad habrá «más pronto que tarde un Gobierno decente».
Tudanca, ganador de las elecciones con seis escaños de diferencia respecto al PP, criticó el pacto de gobernabilidad y se comprometió a mantener como hoja de ruta durante la legislatura el programa de gobierno que presentaron a las urnas y que recibió el apoyo mayoritario de los ciudadanos. De hecho, el líder de la oposición puso ya deberes al nuevo presidente, a quien exigió destinar inmediatamente un millón de euros para la apertura de comedores escolares durante el verano, así como tomar medidas contra la sequía para ayudar al mundo agrario.
En un duro discurso contra aquellos a quienes «ocupa y preocupa solo mantener el poder a cambio de cualquier cosa y vender las instituciones como si fueran una mercancía», en referencia a los acuerdos entre PPy Cs en ayuntamientos y diputaciones de Castilla y León, el portavoz socialista se comprometió a «mantener nuestra palabra y defender esta tierra con todas nuestras fuerzas».
Para ello, Tudanca reclamó que la primera medida del Consejo de Gobierno sea reabrir las urgencias de Barruelo de Santullán (Palencia) y que se blinden para que «nunca más se puedan cometer la tropelía» con los pueblos. Otra de las propuestas socialistas fue el incremento «inmediato» en un 45 por ciento de los recursos para la lucha contra la violencia de género y la elaboración de un plan de igualdad de género en el medio rural, además de abrir centros de igualdad en todas las provincias.

Propuestas

El líder de la oposición insistió en que el PSOE seguirá «trabajando por esta tierra» y enumeró algunas propuestas registradas ya en las Cortes por su grupo como la apertura de los comedores escolares en verano, para lo que exigió aportar un millón de euros que se sume al millón recibido del Gobierno de España dentro del programa Veca. También hizo referencia a la necesidad de aprobar medidas necesarias para hacer frente a la sequía y ayudar al mundo agrario, en especial crear un fondo extraordinario y ayudas directas.
Otra de las propuestas ya registradas y que destacó Tudanca es la reapertura de la comisión de investigación de las eólicas, en la piden que el primer compareciente sea Fernández Mañueco, como propuso Cs en la anterior legislatura cuando la comisión quedó bloqueada por el PP.
«Ciudadanos pidió la comparecencia del señor Mañueco en una comisión de investigación porque consideraba que estaba implicado en varias tramas de corrupción y hoy le hacen presidente. No se preocupen que han hecho una Consejería de Regeneración y esto no volverá a pasar, aunque sigan los mismos. Brillante», ironizó.
Apeló al orgullo para decir a quienes se sienten defraudados que no se rindan y dejó sobre la mesa su propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía para establecer un suelo social que blinde una inversión mínima en el estado del bienestar (educación, sanidad, servicios sociales y atención a la dependencia), así como avances en la participación, la regeneración y la transparencia con nuevos mecanismos de participación política y la supresión de aforamientos.
Tudanca aprovechó para anunciar una bateria de proposiciones de ley que llevarán a las Cortes. En ellas reclaman leyes de garantía para los usuarios de la sanidad pública con tiempos máximos de espera en la atención hospitalaria y no urgente, otra de desarrollo rural sostenible para buscar nuevas oportunidades en nuestro medio rural, una más de igualdad social de la diversidad sexual y de género. «Hay proyecto político», reiteró el dirigente socialista para proseguir con nuevas iniciativas sobre el cambio climático, la caza, el blindaje de las tasas universitarias, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y varias más.
«Sigo creyendo en la política, sigo creyendo en Castilla y León. Con su traición solo han retrasado lo inevitable. Castilla y León tendrá más pronto que tarde un gobierno decente», manifestó el portavoz socialista.
Además de plantear su hoja de ruta basado en su programa electoral, realizó una feroz crítica a los pactos. Aunque afirmó que no duda de su legitimidad y legalidad, señaló que alientan el descrédito y el desánimo de la gente normal que se pregunta para qué sirve su voto en las urnas.
Críticas

Del programa político expuesto por el presidente electo, manifestó la «falta de entusiasmo, de ilusion y convicción, que asusta». «A hacer presidente a alguien del mismo partido que lleva 32 años gobernado se llama renovar. A dar el gobierno a quienes están manchados de corrupción se llama regenerar. A no querer reunirse con el partido que ha ganado las elecciones se llama diálogo. A repetir el mismo acuerdo de hace cuatro años se llama pacto», argumentó.
En esa línea, insistió en que Ciudadanos hará presidente a quien dirigió la comisión encargada de vigilar la corrupción en el que «ha resultado ser el partido más corrupto», en referencia a que presidió la Comisión de Derechos y Garantías del PP.
«¿Saben por qué está la gente enfadada? No porque hayan pactado, sino porque les han mentido. Porque dijeron una cosa durante la campaña e hicieron otra», en referencia a Ciudadanos por prometer el cambio y la regeneración de un Gobierno de 32 años.
Se refirió a promesas vacías de contenido y miró a la despoblación para lanzar un «bravo» irónico a que la única medida sea proponer un grupo de trabajo para contar con propuestas dentro de un año. También apuntó a que ya se prometieron y no se cumplieron medidas de regeneración como limitar mandatos o a terminar con el clientelismo. «El arte del trilero hecho política», calificó.
Lo mismo dijo sobre la comisión que estudiará la reversión del Hospital de Burgos, sobre lo que «no pararemos hasta que sea íntegramente público».