Actuación ejemplar en Barruelo

Rubén Abad
-

El Ayuntamiento solicita la declaración de zona catastrófica. Los internos de la residencia son reubicados en Guardo, Aguilar y Salinas

Actuación ejemplar en Barruelo

Detrás de las impactantes cifras que deja la borrasca Elsa a su paso por la provincia, se esconden historias dramáticas y sobrecogedoras como la que se vivió en la noche del jueves en Barruelo de Santullán, donde un embravecido río Rubagón se llevó por delante todo lo que se encontró a su paso.
Y en ese camino se topó con la residencia Santa Bárbara, donde la tranquilidad que habitualmente reina en sus habitaciones se transformó en cuestión de minutos en una auténtica pesadilla. Dependencias que se estrenaron el pasado mes de septiembre y que quedaron completamente anegadas por el agua, que en algunos puntos cubría hasta el pecho en la planta baja, pasillos convertidos en ríos y escaleras en cataratas. Un drama ante el que urgía actuar. Y así fue.
Barruelo hizo gala de esa fuerza y esa solidaridad que caracteriza a los pueblos de la cuenca minera, a los que les ha tocado vivir más de una desgracia. Unas pocas llamadas y un aviso a través de redes sociales después, más de cien personas se habían personado en el complejo asistencial para ayudar a evacuar a los 19 internos (entre válidos y no válidos, todos ellos de muy avanzada edad) que han hecho de Santa Bárbara, el nombre del centro, su segundo hogar.  La suya fue una actuación ejemplar. 
Así lo reconoce también el alclade, Cristian Delgado, quien afirma que «es el peor día que he tenido al frente del Ayuntamiento, pero muy orgulloso de poder representar a los vecinos». Fue todo muy rápido para ser un dispositivo totalmente improvisado. En menos de 90 minutos ya se había completado el desalojo. «Derribar muros para evacuar el agua que se había acumulado y tapar las puertas para que no entrase más agua nos llevó casi más tiempo que el traslado en sí», añade el regidor.
Y es que hubo que sacar a los abuelos por lugares estrechos y húmedos hasta llevarlos a un lugar seguro. Este fue el hotel rural El Valle, de titularidad municipal, donde pasaron la noche a la espera de sus traslados a Guardo, Aguilar de Campoo y Salinas de Pisuerga. «Nos negamos a que los residentes vuelvan hasta que la obra no esté finalizada», afirma tajante el primer edil. 

ZONA CATASTRÓFICA. En otro orden de cosas, el alcalde -que recibió la llamada del presidente de la Junta, Alfonso Mañueco como muestra de apoyo- solicitó ayer la declaración de zona catastrófica para Barruelo y sus pedanías. Una petición que trasladó al subdelegado del Gobierno en Palencia, Ángel Miguel, para que lo eleve a Madrid. «Será LaMoncloa quien determine si acepta o no, pero lo cierto es que los daños son muy cuantiosos», explicó Delgado. A su vez, Aguilar (con problemas en Villavega, Matamorisca, Cordovilla, Puentetoma o Nestar) pidió medidas extraordinarias «para paliar los daños del temporal».
Tal y como detalló el alcalde barruelano, se registraron fugas en varios puntos del pueblo y hubo reventones de tuberías y colectores. Además, los ojos del puente estaban ocultos por completo y la presión del agua era tan fuerte que reventó el asfalto y el hormigón en varias calles. «Como si hubiera pasado un terremoto», zanjó. Ahora toca recuperarse y despertarse de este mal sueño que los barruelanos tardarán tiempo en olvidar.