Camino al triunfo

A. Moreno y Alejandro García
-

Guillermo Castrillejo, Guille, batió el récord del también palentino Javier Aparicio, Apa, al ser el jugador más joven en debutar con el Valladolid B

Camino al triunfo - Foto: Nuria Sastre

La calidad futbolística que atesora la provincia de Palencia es innegable. La ausencia de un club potente en la ciudad provoca que las promesas de cantera emigren, principalmente, a nuestra vecino más cercano, la ciudad de Valladolid. 
En las categorías inferiores del Real Valladolid, Javier Aparicio, Apa, lleva varios años acumulando méritos, debuts y convocatorias regionales y nacionales. Esta temporada un nuevo protagonista, también palentino, llama la atención en la cantera blanquivioleta.
Guillermo Castrillejo, Guille, ha batido el récord marcado dos años atrás por Apa, al ser el jugador más joven en debutar en el filial del Real Valladolid, sin haber cumplido siquiera los 17 años (lo hará el próximo 1 de octubre). Sobre este récord, el delantero decía encontrarse «muy emocionado», un momento inolvidable en el que el jugador recordó a sus seres  queridos. «Cuando pisé el terreno de juego pensé en mi familia, que me apoya en cada nueva etapa que afronto», recordaba el joven delantero.
Y es que la familia Castrillejo-Manso lleva muchos kilómetros a cuestas, desde que Guille era prebenjamín del Torquemada, para pasar a los benjamines del Club Internacional de la Amistad, de donde fue fichado siendo cadete por el club pucelano, con el que tiene ficha profesional. Dejó huella en el trofeo Plaspisa Diputación, siendo el máximo goleador y mejor jugador de la final, que ganó su equipo. Miles de kilómetros que ahora tienen recompensa. «Estoy cumpliendo todo lo que soñé», manifiesta Guille, que quedó impresionado por el sonido desde la grada en el encuentro ante el Leioa, en el que jugó toda la segunda parte. «Ya fui convocado en el partido ante el Osasuna B, pero no llegué a jugar. No me llevé una decepción, ya era importante que me llamase Baraja.  Volvió a citarme y jugué más de lo esperado. Un poco nervioso sí que estaba».
Lo arropó Apa, en todo momento. «El tener a un paisano tuyo al lado, a un amigo, es muy importante, me dio ánimos, me tranquilizó, me valió de mucho. Ya nos conocíamos de la Residencia y de haber jugado los dos en el CIA, aunque es mayor que yo». Mientras entrena con el filial del Valladolid, Guille es llevado a tierras pucelanas por el propio Apa en su vehículo. «No se ha enfado por quitarle el récord», bromea. Sabe, con humildad, que su destino natural es el equipo juvenil, con el que todavía no ha jugado en esta temporada, pero sí un partido en Majadahonda la pasada. «Hice la pretemporada con el segundo equipo y ahora he debutado, pero sé que posiblemente vuelva a bajar al División de Honor. Tenemos un muy buen equipo, la categoría es muy bonita, para disfrutar», manifiesta el de Villahán, que recuerda a otro futbolista de esa localidad. «José Luis (Cantero) me anima, me da consejos  y se preocupa por mí cada vez que viene al pueblo»
Javi Aparicio tenía el récord de precocidad hasta el momento. «Los récords están para batirlos y si lo hace otro palentino, mejor. Guille tiene mucho futuro». Apa tuvo un percance en Pamplona, recibiendo un fuerte golpe en la cabeza. «Está olvidado, son gajes del oficio. Mi objetivo a nivel personal y colectivo es superar la pasada temporada». Una campaña en la que debutó con el primer equipo en Copa.