scorecardresearch

Los permisos de conducción caen a la mitad por la crisis y la demografía

O. Herrero
-

Desde 2008. Se ha pasado de los 4.531 concedidos en Palencia en 2008 a los 2.191 expedidos por Tráfico el pasado año

Un joven minutos antes de enfrentarse a su examen práctico para lograr el permiso ‘B’. En 2008 se entregaban 50 a la semana. En 2013 sólo 25. - Foto: David Perez

El ‘B’ de coches. Con menos jóvenes en edad de sacárselo,  cada mes se aprueban 100 documentos, por los 200 de hace cinco años

Profesionales. Es donde más ha caído, aunque en el caso del de camión en 2013 se apreció una recuperación

 
Las autoescuelas están de capa caída en nuestra provincia. A pesar de que en unos meses comenzarán la temporada alta estival con la llegada de una nueva remesa de aspirantes a conductores, especialmente del carné B, el de turismos, las cifras están lejos, como en muchos otros negocios o servicios, de ser las de hace unos años.
Desde el comienzo de la crisis económica, en 2008, el número de permisos de conducir que ha expedido cada año la Jefatura Provincial de Tráfico de Palencia ha caído sin freno. Y no tiene visos de que en 2014 la situación vaya a cambiar en términos generales.  Los datos facilitados desde la calle Jacinto Benavente muestran un descenso de más del 50% entre las cifras que se alcanzaron en 2008 y aquellas con las que se cerró 2013. De 4.531 permisos aprobados, a 2.191. En esta cifra se incluyen los permisos de coche -B-, los de moto -A-y los denominados profesionales (camión -C-, remolques -E- y autobús -D-) y licencias de ciclomotor. Sin embargo, contando todos, el número es inferior a los permisos de tipo B que se expidieron en 2008 (2.714).
 
Población o crisis. Por permisos, el B, el que tiene la mayoría de los conductores y supone el grueso de los expedidos en Palencia, está en franca caída. 
El considerado como el permiso básico, ha pasado de expedirse a un ritmo de más de 200 al mes a poco más de 100. De los 2.714 de 2008 a los 1.544 con los que acabó 2013.
«La crisis es la principal causante del descenso que tenemos en los últimos años», asegura Óscar Poza, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas.
Pero a la consabida crisis hay que sumar también el descenso demográfico de la provincia. Y no es  un dato baladí. El número de palentinos que cumplieron 18 años en 2008 fue de 1.676. El año pasado no se llegó a las 1.420 personas y para 2014 la cifra es incluso menor. Y dado que el motor de las autoescuelas carbura con ese combustible, su futuro está en entredicho ya que en menos de cuatro años la cifra bajará de los 1.300 potenciales examinandos.  Y con ella, a buen seguro que también el de carnés expedidos.
 
Profesionales. Ysi bien la caída es importante en el carné de conducir turismos, el que tiene la práctica mayoría de los que circulan por las carreteras, la que es realmente llamativa es la de los permisos profesionales.
Entre 2008 y 2012, último año completo que ofrece el portal estadístico de la DGT en Internet con los diferentes permisos y licencias pormenorizados, se evidencia en cifras lo que era palpable en la calle. Apenas hay camiones de autoescuelas circulando por la ciudad (donde se realizan los exámenes) y su entorno y mucho menos autobuses.
De hecho, en el último año cerrado sólo se entregaron 33 permisos para conducir autobuses (D y D1) en la provincia, un 28% de los 117 logrados en 2008. En 2013, con los datos cerrados a falta de dos meses, la suma arroja 23 permisos expedidos de este tipo, evidencian  que el sector del transporte de viajeros no parece atraer a nuevos conductores.
En la misma línea se han comportado los permisos que capacitan para conducir vehículos industriales de más de 3.500 kilos de MMA, que han pasado de los 483 del inicio de la crisis a tan solo 153 en 2012. Sin embargo, en 2013, sin los datos de noviembre y diciembre aún, parece que hay una ligera recuperación, ya que se habían expedido 175.
Caen aunque no de forma tan estrepitosa los permisos para manejar remolques de más de 750 kilos, muchas veces ligado a la obtención del carné C, que pasaron de 283 a 98.
Una de las razones que desde las autoescuelas consultadas se esgrime para esta disminución en el número de carnés profesionales es obviamente la crisis y la falta de empleo. ¿Si no hay qué conducir, para qué pagar lo que cuesta uno de estos permisos, además de las capacitaciones necesarias?
«Los hay que están aprovechando la situación de desempleo para mejorar el currículo, sacarse los carnés, pero son los menos», asegura Poza.
 
Motos y ciclomotores. El caso de las motos y los ciclomotores es especial, puesto que la legislación que rige estos permisos cambió hace unos años y posteriormente se endureció.
Apenas hay licencias de ciclomotores (generalmente de jóvenes que no tienen el carné de coche). Se ha pasado de 185 en un año a menos de una decena.
En cuanto a las motos, el hecho de que se puedan conducir motos de hasta 125 cc con el carné B ha disuadido a muchos de sacarse el permiso para una cilindrada superior, además de que los pasos para alcanzarlos marcan plazos y exámenes de circulación que antes no se exigían. Y más dinero, claro.  Por todo esto, el número de carnés de moto expedidos ha pasado de 603 en 2008 a 266 en 2012 y 215 en los 10 primeros meses de 2013.