Los expertos abogan por más coordinación en la Ruta Jacobea

DP
-
Los expertos abogan por más coordinación en la Ruta Jacobea

La Fundación Santa María la Real organizó una jornada enmarcada en el proyecto europeo Ruritage que sirvió para la puesta en marcha en Carrión de un laboratorio para la reflexión

La Fundación Santa María la Real organizó ayer en Carrión de los Condes, en concreto en el monastererio San Zoilo, una jornada que sirvió para constituir en la ciudad jacobea un punto de encuentro, un HUB o laboratorio desde el que reflexionar, reunirse y plantear propuestas y líneas de acción en torno a la Ruta Jacobea a su paso por la región como modelo de desarrollo territorial basado en el patrimonio. La jornada se enmarcó en el proyecto europeo Ruritage, del que la entidad forma parte junto a otras 38 de una veintena de países. 
En la jornada se dieron cita unas 40 expertos de diversas instituciones y entidades de las tres provincias de la comunidad por las quediscurre el Camino de Santiago -Burgos, Palencia y León-y de la comunidad de Cantabria. Asistió un elenco «muy representativo» del conjunto de entidades involucradas y que participan en la Ruta Jacobea, y que estuvieron de acuerdo en convocar nuevas reuniones y actividades conjuntas, según explicó la coordinadora del proyecto en la Fundación Santa María la Real, Zoa Escudero.
En la jornada se puso de manifiesto el valor «espiritual y religioso» del Camino de Santiago, y es que su«singularidad» reside en que es una «ruta humana», aunque tiene una «gran importancia como fuente de turismo,  riqueza y desarrollo para las localidades por las que atraviesa», señaló Escudero.  Se destacó asimismo la figura del peregrino y la obligación de atender sus necesidades e intereses. En este foro la peregrinación a Santiago se vio como un fenómeno muy «positivo», que «ayuda al desarrollo rural», y de ello da cuenta el hecho de que se promueven cantidad de caminos.  «Se ha insistido mucho en que hay que mantener esos valores espirituales únicos», afirmó Zoa Escudero, que cuenta que también se habló de retos, entre ellos la coordinación, y es que «existen muchas asociaciones, federaciones, agrupaciones, muchas instancias  interviniendo y, quizás, se acusa una pequeña descoordinación que debería de resolverse». También recalcó la necesidad de la implicación de las poblaciones,  con las que «tiene que interactuarse porque son el territorio, el Camino es un recurso, es una experiencia individual y colectiva y del ámbito rural que recorre».
La jornada se estructuró en dos apartados bien diferenciados. Por un lado, una sesión más dinámica que sirvió para presentar el proyecto Ruritage a los asistentes, para afianzar la comunidad que ya existe en torno al Camino de Santiago en Castilla y León o para analizar y poner en común sus posibilidades de futuro como modelo de desarrollo dentro y fuera de la región.
«Hemos procurado que en la sesión participen tanto administraciones, como asociaciones, empresas, peregrinos u otros agentes que son e integran el Camino y que, por tanto, tienen mucho que decir y que aportar en torno a su futuro», comentó Zoa Escudero. Después se  presentaron las conclusiones y los objetivos del nuevo HUB. Desde la Fundación Santa María se señala que el laboratorio será un espacio abierto y dinámico que  evolucionará a medida que avanza el proyecto y al que se incorporarán nuevos participantes. Cabe recordar, en este sentido, que Ruritage es un proyecto europeo, que se enmarca en el programa Horizonte 2020 y trabajará hasta el 2022 sobre las posibilidades del patrimonio como regenerador de territorios rurales, a través de los intercambios de experiencias y conocimientos, del aprendizaje y del reconocimiento de los valores culturales singulares de las regiones.