El PP recupera 'sus' dos diputados con el descalabro de Cs

Carlos H. Sanz
-

Los populares ganan las elecciones con 34.051 votos frente a los 31.668 del PSOE. Vox se alza tercera fuerza electoral al mejorar sus resultados de abril, mientras que UP y, sobre todo, Ciudadanos, pierden apoyos

El PP recupera ‘sus’ dos diputados con el descalabro de Cs - Foto: Sara Muniosguren

El Partido Popular recuperó anoche su trono electoral en la provincia y, gracias a ello, dos actas en el Congreso de los Diputados frente a un Partido Socialista que fue incapaz de calcar o mejorar los resultados de abril. Una noche electoral marcada, sobre todo, por el descalabro de Ciudadanos, que en seis meses ha pasado de ser la tercera fuerza política de la provincia a la quinta; en la que Vox demostró que ha sabido mantener y mejorar su espacio en el espectro político de la provincia; y en la que Unidas Podemos sigue sin taponar la herida por la que se escapan sus votos. 
Milagros Marcos y Miguel Ángel Paniagua serán los dos diputados que el Partido Popular sentará en el Congreso para defender los intereses de la provincia gracias a los 34.051votos que le otorgaron ayer la victoria. Son 2.719más que en la noche del 28-A -suficientes para haber ganado también aquel día-, y suponen el 35,75% del total de votantes, más de seis puntos respecto a hace seis meses.
Históricamente, no es un resultado para tirar cohetes -es el segundo peor en unas elecciones generales-, pero los tiempos del bipartidismo y de los porcentajes de voto cercanos al 50% ya han quedado atrás.
El PP recupera ‘sus’ dos diputados con el descalabro de Cs El PP recupera ‘sus’ dos diputados con el descalabro de Cs - Foto: Á“scar NavarroA pesar de los esfuerzos que realizó en la precampaña y la campaña electoral, el PSOE fue incapaz de revalidar la histórica victoria de abril. Los 31.668votos cosechados anoche no solo le dejaron a 2.383del PP, sino también a 1.541de sus resultados del 28-A. Es cierto que en términos relativos, el PSOE mejora al conseguir el 33,25% de los votos, el mejor porcentaje desde 2011, pero eso no altera el reparto de escaños y María Luz Martínez Seijo volverá a ser diputada nacional en solitario. 
Y es que no fue una buena noche para el bloque del centroizquierda en la provincia, ya que Unidas Podemos, con 7.650toca su suelo electoral en la provincia con el peor resultado desde 2015, al dejar escapar 2.137votantes respecto al 28-A.
Una asignatura, la de conservar votos, que sí aprobó con nota Vox. La candidatura encabezada por Sonia Lalanda sumó 13.768 apoyos, un puñado más que en abril -1.361 para ser exactos- pero insuficientes para disputar una de las dos actas al Partido Popular. 3.258votos marcaron una diferencia que siempre fue insalvable.
Al finalizar la noche, Vox había obtenido el 14,46% de los votos depositados en las urnas repartidas por toda la provincia, cuatro puntos más que en abril, un resultado que les alza como la tercera fuera política de la provincia.
Pero más allá de los méritos y errores de unos y otros, sin duda, lo que marcó la noche electoral del 10-N fue el batacazo de Ciudadanos. Los números hablan por sí solos, la candidatura encabezada por Enrique Rivero ha pasado de 16.843 apoyos (28-A) a 5.885. Son casi tres veces menos. Si en abril logró el 15,8% de los apoyos, ayer apenas pasó del 6,1%. Si hace seis meses era la tercera fuerza y lograba algo histórico, romper el tradicional reparto de escaños 2-1 del PP y PSOE, logrando con ello un acta de diputado, anoche obtenía un resultado que aunque esperado, fue menos doloroso.
Dónde han ido los 10.958 palentinos que apoyaron al partido de Albert Rivera en abril y no lo han hecho ahora fue una de las preguntas de la noche. Quizá un porcentaje a Vox, otro al Partido Popular y muchos otros optaron por quedarse en casa. Otra, qué parte de culpa en estos resultados tiene el pacto de Cs, PP y Vox en la capital, o el de PP y Cs en la región.
Es precisamente el resultado de Ciudadanos el que hace que sea el bloque de centroderecha  (PP+Vox+Cs) el que más votos pierda respecto al 28-A, en total, 6.878 votos, el 11,3%; mientras que el bloque de centroizquierda (PSOE+UP) se deja 3.678, el 8,5%.
senado. La noche electoral deparó otra buena noticia para el Partido Popular, y en especial para la candidata Carmen Fernández Caballero, que después de quedarse fuera del Senado en abril, ganó un asiento en la Cámara Alta. Con ello, los populares sumarán tres actas de senadores -Rodrigo Mediavilla y Jorge Domingo Martínez ganaron las otras dos-, mientras que el Partido Socialista solo conserva una, la de Rosa María Aldea, lo que significará que Eduardo Santiago no regresará al número 3 de la calle Bailén.
A pesar de la caída de la participación, los tres candidatos al Senado del Partido Popular mejoraron sus resultados y lograron más apoyos que el 28-A. Rodrigo Mediavilla pasó de 34.866 a 38.443; Jorge Domingo Martínez, de 31.579 a 37.225; y Carmen Fernández, de 30.876 a 34.132 votos.
Por el contrario, Rosa Aldea, que fue la segunda más votada en abril, se deja 1.708votos (de 33.402 a 31.694) y Eduardo Santiago 1.328, de 31.825 a 30.497 apoyos. Esto se explica por castigo a Ciudadanos. Sirva como ejemplo que la cabeza de lista de su candidatura, Elena León sumó 18.877 votos en abril y ayer solo 7.291.  De hecho, Luis Javier Zurro, el candidato de Vox y Luis Álvaro Villoldo Pelayo, de Unidas Podemos, se situaron por delante de la candidatura de Ciudadanos, con 12.006, y 7.545votos, respectivamente. En definitiva, noche redonda para los populares en la provincia, que recuperan su poder.