Tercer viaje consecutivo que se salda con derrota

Área 11
-

73
Covirán Granada
68
Chocolates Trapa Palencia
Finalizado
Nuevo viaje fallido del Chocolates Trapa Palencia, que solo consiguió 30 puntos tras el descanso

Tercer viaje consecutivo que se salda con derrota - Foto: Esteban Sierra

El Chocolates Trapa Palencia cayó derrotado a domicilio (tercer tropiezo consecutivo lejos del pabellón municipal) ante un Coviran Granada que supo reponerse de la desventaja cedida durante la primera mitad (máxima con el 19-30 en la parte final del segundo cuarto) para remontar tras el paso por los vestuarios y después saber manejar con mucha inteligencia el jugar por delante en el electrónico.
El duelo comenzó tenso y contenido, con mucho contacto físico cerca de los aros y muy poco acierto de ambos en el lanzamiento exterior. Todo resultaba trabado y lo más vistoso era el caliente duelo entre Sergio Olmos y un Mindaugas Kacinas que echó chispas y los colegiados saldaron con tres peligrosas faltas por lo prematuro, dos para el referente palentino, que tendría obligado descanso. 7-6 en el cinco tras un primer triple en el partido del local Bortolussi).
Travis Bader se encargó de desnivelar la igualdad a base de demostrar su excelente muñeca como tirador, primero desde la media y luego desde la lejanía de la línea de tres puntos para colocar el 7-15. Los visitantes no aflojaban en defensa y Felipe dos Anjos mandaba en las alturas. Pero el final de cuarto no fue bueno en lo ofensivo y en un último minuto muy malo donde el veterano Guille Rubio hizo de las suyas, los granadinos recuperaron terreno. Al final 14-16.
Nadie aflojó lo más mínimo en el inicio del segundo y una vez más los contactos, las personales y el juego embarullado reinaron por encima de cualquier otro aspecto. Pero en estas aguas los palentinos supieron remar mejor y con la temprana aportación de Jorgensen y la aparición estelar del Jasaitis más temible desde el triple, el equipo de Carles Marco marcaba una nueva máxima, 19-30 a falta de cuatro y tiempo muerto obligado del entrenador local Pablo Pin.
De ahí al descanso el Chocolates Trapa Palencia mantuvo el nivel de exigencia muy alto. El buen trabajo de Dani Rodríguez era una prueba de ello, y aunque su rival respondió con más ímpetu y nuevos recursos como el tirador Josep Pérez desaparecido hasta entonces, eso le bastó para mantenerse arriba en el marcador. Al receso 31-38.

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino