Sanidad confirma un segundo caso de tularemia

DP
-

La Junta está a la espera de los resultados de un tercer caso sospechoso, al tiempo que se estudian otros que hubieran podido pasar desapercibidos en las últimas semanas

Sanidad confirma un segundo caso de tularemia - Foto: Ángel Ayala


Y van dos. La Junta de Castilla y León confirma un segundo caso de tularemia en Palencia, de acuerdo con los criterios epidemiológicos, clínicos y analíticos de confirmación recogidos en el Protocolo de Red de Vigilancia Epidemiológica de Castilla y León, ya que se trata de una enfermedad de declaración obligatoria. Además, según informan desde la administración, se está investigando un tercer caso sospechoso.
Desde el Servicio Territorial de Sanidad, y dadas las circunstancias actuales, se está procediendo a realizar una búsqueda activa de casos de esta enfermedad que hubieran podido pasar desapercibidos en las últimas semanas y cuyo primer positivo se confirmó en un agricultor de Fuentes de Nava.
Sobre los antecedentes de riesgo, estas fuentes indican que la exposición medioambiental podría ser el principal factor. No obstante, las encuestas epidemiológicas realizadas por la sección de Epidemiología darán más información al respecto. En este sentido, desde los colectivos de profesionales del campo se ha venido insistiendo en los últimos meses en la proliferación masiva de roedores en el campo, muchos de los cuales ahora están apareciendo muertos.
La tularemia es una enfermedad que puede cursar con distintas formas de presentación en relación con la exposición y el mecanismo de contagio. Pueden surgir síntomas semejantes a los de un proceso infeccioso (aparición brusca de fiebre alta, malestar general) y, en ocasiones, con lesiones en los dedos y ganglios axilares, alguna vez ulcerados.
Se trata de una enfermedad endémica en Castilla y León, con brotes cíclicos. Cabe destacar que no es contagiosa entre personas y tiene un adecuado tratamiento mediante antibióticos siempre prescritos por facultativos.
Por ello, desde Sanidad se insiste en que la prevención es, sin duda, la mejor fórmula parta evitar su contagio, ya que la adopción de una serie de conductas fácilmente aplicables evita su transmisión.
Entre las recomendaciones:  evitar el contacto con animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales: evitar el consumo de aguas no controladas sanitariamente; usar guantes protectores en la pesca y manipulación de cangrejos; y que los niños no toquen animales muertos, entre otras medidas.