El PP pide la dimisión de Sánchez Cabrera por "fraude"

SPC
-
El presidente del Partido Popular de Ávila, Carlos García González (c), durante la rueda de prensa - Foto: Ical

El presidente provincial del partido critica que el presidente de la Diputación y sus colaboradores "sigan cobrando un sueldo público con el que promocionarse electoralmente" y no descartan presentar una moción de censura

El presidente del Partido Popular de Ávila, Carlos García, acusó al presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, de cometer un “fraude democrático”, al anunciar su paso al partido Por Ávila y seguir al frente de la institución provincial. García exigió, “por coherencia”, que Sánchez Cabrera presente “su dimisión”, y criticó que tanto el presidente de la Diputación como sus colaboradores más directos “sigan cobrando un sueldo público con el que promocionarse electoralmente. Igualmente, no descartó una moción de censura, algo que valorarán “próximamente, porque todos los escenarios están encima de la mesa y se verán en su justa medida al cabo de los próximos días”.

A este respecto, el presidente del PP de Ávila aseguró que “a la hora de plantear esa moción debe haber una mayoría cualificada”, que a día de hoy el Grupo Popular no parece tener en la Diputación.

Arropado por un centenar de simpatizantes y afiliados y también por varios cargos, como el secretario general del partido, Juan Pablo Martín, la coordinadora general y candidata a la Alcaldía de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes; el senador Miguel Ángel García Nieto; el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández Herrero; el vicesecretario de Política Municipal del PP de Castilla y León y teniente de alcalde del Ayuntamiento, Héctor Palencia; el portavoz del partido, David Beltrán; alcaldes y la mayoría de los diputados provinciales, García mostró su “respeto” por la decisión de Sánchez Cabrera de causar baja en el PP, que conoció por un mensaje de whatsapp, aseguró, una decisión que “parecía tomada de antemano y que no ha sido una sorpresa para nadie”.

Sin embargo, García admitió no respetar que no haya presentado “su inmediata dimisión como presidente de la Diputación Provincial y mantener no solo el acta de diputado, sino la Presidencia, al tiempo que anunciaba su pase al grupo de diputados no adscritos”, algo que a juicio de García “abre una crisis institucional muy grave que los abulenses no merecen y ninguno de los municipios de Ávila tampoco, y cuya responsabilidad es única y exclusivamente suya”.

También recordó el apoyo de los abulenses a su partido en 2015, con 193 alcaldías y 853 concejales, que fueron los que “con sus votos pusieron a 14 diputados del PP al frente de la institución provincial” y los que permitieron que el presidente de la Diputación lo fuera “porque fue elegido concejal por el Partido Popular”. “Si hoy su conciencia le pide abandonarlo, esa misma conciencia le debería obligar a entregar su acta de diputado o por lo menos que dimita como presidente. Es el único mandato al que debería mantenerse fiel, al de los abulenses”, sentenció.

A su juicio, ser candidato a la Alcaldía de Ávila por un partido y mantener la Presidencia de la Diputación, a la que accedió “única y exclusivamente gracias a los votos obtenidos no por él, sino por el PP, es un fraude democrático que los ciudadanos deben conocer y valorar”.

Libertad

Carlos García comentó la libertad de Sánchez Cabrera de hacer, “como otros cargos de este partido, un ejercicio de transfuguismo para subirse al carro de otras aventuras que les garanticen colmar sus ambiciones personales, aún a costa de enterrar su historial y credibilidad política”, pero “a lo que no tiene derecho”, dijo, “es a engañar o traicionar la voluntad democrática de los abulenses y aprovecharse se los recursos públicos de una institución y hacerlo para presentarse a la Alcaldía de la ciudad de Ávila”. “Utilizar esos recursos que deben estar a disposición de los pueblos para fabricarse una candidatura y una campaña a la Alcaldía de Ávila no parece desde luego ni ético, ni coherente, ni reivindicativo, ni regenerador, ni para dar lecciones a nadie”, criticó.