Archivada una denuncia por la muerte de una niña

ALBERTO ABASCAL
-

La Audiencia Provincial mantiene que la auxiliar administrativa del centro de salud de Velilla, a quien la familia culpaba de una falta de atención, actuó conforme al protocolo

Archivada una denuncia por la muerte de una niña

La Audiencia Provincial ha desestimado el recurso planteado al sobreseimiento decretado por el juzgado número 1 de Cervera de Pisuerga después de que una familia hubiera denunciado a una auxiliar administrativa del centro de salud de Velilla del Río Carrión por una supuesta imprudencia grave tras el fallecimiento de una hija menor de edad debido, a criterio de los denunciantes, que se produjo una falta de atención médica  a la pequeña.
La familia sostenía que la causa de que no se prestase asistencia médica a la niña fue la supuesta actitud de la auxiliar administrativa, «que no atendió el requerimiento que se le hacía para que fuese atendida» la pequeña en su domicilio por personal médico sanitario.
Sin embargo, la Audiencia Provincial, en  el auto al que ha tenido acceso este periódico, argumenta que la auxiliar administrativo actuó de acuerdo con el informe de la gerencia sanitaria de la Junta, por lo que «no existe una omisión o dejación de atención». De hecho, resulta acreditado que la auxiliar administrativo mantuvo una primera conversación con una tía de la niña y después se puso en contacto con una médico, persona que la indicó que advirtiese a la familia que se trasladaran con la niña al centro de salud de Guardo. Después se puso en contacto con la médica asignada para salidas a domicilio, a quien le informó que había recibido una petición de desplazamiento a un domicilio al padecer una niña «mucha fiebre». 

dos llamadas. La auxiliar denunciada recibió como respuesta que normalmente «no se iba a casa de los niños que tenían fiebre y que, en consecuencia, informara a los familiares de la niña que envolviesen a la niña en una manta y la llevaran al centro de salud».
En este caso concreto, la Sala añade que tras una primera llamada con una tía de la pequeña, existió una segunda llamada entre las cuales la auxiliar administrativo, «se puso en contacto no solo con uno sino con dos médicos y se limitó a realizar la comunicación a la familia que dichos facultativos le dieron, resultando así que su conducta no puede considerarse omisiva». 
Por lo tanto, la Audiencia Provincial confirma de forma firme el auto del juzgado de instrucción cerverano.