Buenos resultados

J.L.R.
-

El 97,93% de los alumnos palentinos que realizaron la EBAU aprobó. La mejor nota es la de Javier Aparicio, alumno que cursó el Bachillerato de Ciencias y Tecnología en el IES Jorge Manrique

Buenos resultados - Foto: Á“scar Navarro

Con el 97,93% de aprobados, Palencia se colocó ayer en la cabeza del distrito de la UVa de la prueba ordinaria de Evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad (EBAU). En Valladolid fue del 97,06%, en Soria del 94,43% y en Soria del 94,14%. En cuanto a la nota media, por el contrario, es la más baja, 7,36 (7,37 en Segovia, 7,39 en Valladolid y 7,40 en Soria). En el general de distrito, decir que de los 3.733 alumnos matriculados (533 de Palencia), se presentaron 3.729 (532). De ellos han aprobado el 96,65% (3.604), un porcentaje superior al registrado el pasado año (96,25%), lo que ha ocurrido también con la nota media final de distrito que ha subido frente a la del año pasado, pasando de un 7,18 a un 7,38 en la convocatoria ordinaria de junio de este año. 
Javier Aparicio Merino, estudiante de Bachillerato de Ciencias y Tecnología del IES Jorge Manrique, con un 9,85 es, según la información facilitada por la Universidad de Valladolid, la mejor nota de Palencia, la decimosexta del distrito con un 9,96 como la más alta. 
«Sabía que me había salido más o menos bien, que podía tener buena nota, pero piensas que no va a ser tan alta», afirma Javier Aparicio respecto a la EBAU (9,625 en esta, 9,85 con Bachillerato, 13,85 en general con las específicas). «Fue asequible porque evalúan lo que has estado haciendo a lo largo del año y no sueles encontrar sorpresas. Si has estudiado a lo largo del curso no tienes problema», señala. También se presentó al Premio Extraordinario de Bachillerato, cuyo examen tuvo lugar el jueves. «Fue distinto, con cosas diferentes, y no sé qué tal».
Del Modesto Lafuente llegó al Jorge Manrique, donde cursó ESO y Bachillerato. La experiencia le ha dejado «un buen recuerdo», y es que han sido años «bastante buenos, he conocido mucha gente y me lo he pasado muy bien». La universidad, «habrá que verlo, porque dicen que es algo más complicado. Espero que el cambio no sea muy grande, y con trabajo y poco a poco se podrá sacar», subraya. Javier Aparicio no tiene «nada claro lo que quiere hacer», si bien estará entre Matemáticas, Física o alguna Ingeniería. «Todo lo relacionado con números me gusta, y lo tendré que decidir estos días. Primero quiero elegir carrera y después dónde cursarla», comenta. 
Considera «básico» llevarlo todo al día y evitar que se acumule todo la víspera del examen, porque «si lo llevas al día, además de darte más tiempo lo asimilas mejor. Si de repente intentas estudiar todo de golpe, se te amontona». Con «organización» da tiempo a todo, a estudiar y salir con los amigos. Javier Aparicio jugaba al tenis, pero este curso lo dejó por el «temor» a que «hubiera que apretar un poco más» y le restase tiempo para el estudio, aunque sí ha podido salir a correr, pero un poco menos y los fines de semana, cuando podía salía, pasarlo bien y disfrutar con los amigos. 
 Tiene un hermano mayor -seis años- que le ha aconsejado y servido de mucha ayuda. «Le estoy agradecido porque ha sido un apoyo fundamental. Me dejo guiar porque sé que sabe», afirma. 
Ahora, el futuro que le preocupa es el curso que viene, y este verano lo que tiene previsto es irse a la playa con amigos y al pueblo «Nada fuera de lo normal», asegura. A los amigos también les ha ido bien, y es que el trabajo «tiene su recompensa»; todos «han conseguido lo que querían», y hay algún indeciso como él, aunque «la mayoría sabe qué hacer», concluye.