El absentismo en las aulas se reduce casi a la mitad

Esther Marín
-

De los 131 alumnos que no acudían a clase en el curso 2008-09 se ha pasado a los 73 del año pasado, destacando 55 de ESO

El absentismo en las aulas se reduce casi a la mitad - Foto: Alberto Rodrigo

El absentismo escolar es un problema al que se enfrentan de forma directa y permanente los centros educativos y es motivo de preocupación para la comunidad educativa y para la sociedad en general. Este es un aspecto que se tiene claro desde la Dirección Provincial de Educación en Palencia y en el que se trabaja de forma constante para reducir cifras.
La realidad es que los datos de los últimos años reflejan un descenso de alumnos que no acuden  a clase sin razón justificada  y de manera reiterada. Analizando la evolución de la última década, en general las cifras son positivas, pues se ha producido una reducción considerable en cuanto a los escolares que se ausentan de las aulas, aunque con algunos altibajos dependiendo de años.
Tomando como referencia los datos del curso 2008-09 en la provincia, cabe destacar que los 131 alumnos que  formaron parte del listado de absentistas se ha pasado a 73 en el curso 2018-19. De esta manera, en el último período escolar, el porcentaje de alumnos de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Formación Profesional Básica (edades entre 3 y 16 años), que presentaron absentismo escolar fue del 0,45%.
Cabe destacar que la condición de alumnado absentista se refleja en aquel que ha presentado un porcentaje de faltas de asistencia no justificadas igual o superior al 20% del tiempo lectivo mensual y no adecuadamente justificadas a juicio del tutor.
Por etapas, en Educación Infantil la tasa de absentismo fue del  0,34%, en Primaria de tan solo 0,08%  y la tasa en Educación Secundaria y Formación Profesional Básica del 1,05%.
Desde el curso escolar 2008-09 hasta el 2015-16, las cifras de absentismo escolar descendieron significativamente en la provincia, pues se pasó de los 131 estudiantes indicados a los 51 alumnos que no acudieron a clase. A partir de este curso se produjo un ligero incremento en los tres últimos cursos escolares, pero siempre dentro de unos niveles calificados de aceptables.
En este sentido, desde la Dirección Provincial de Educación se apunta que estas cifras, a pesar del pequeño repunte, «exhiben las consecuencias del buen funcionamiento de la comisión y subcomisiones de absentismo de la provincia, así como de todas las entidades implicadas y de los centros escolares».
De ahí que el número de casos con los que se interviene año tras año sea igual o superior, pues «trabajar en las primeras fases en que se detectan las situaciones de absentismo escolar es crucial para evitar la consolidación de problemáticas», añaden los profesionales de Educación en Palencia.
etapas. Es en Secundaria donde los datos son más llamativos, pues es la etapa en la que se concentra la mayoría de estudiantes que no acude a los centros. El año pasado fueron 55 los que faltaron a clase de manera frecuente, aunque se han llegado a contabilizar 97 hace una década. Durante el curso 2015-16 se alcanzó la cifra mínima con 36 escolares de esta etapa educativa englobados dentro de la estadística de absentismo, mientras que en los cursos 2016-17 y 2017-18 fueron 44.
En Primaria, en el último curso sumaron 6 los alumnos que tuvieron esta condición, habiendo llegado a los 24 hace una década. Por su parte, en Infantil, la línea se ha mantenido más constante, con una decena de alumnos el curso pasado, aunque ha habido años con solo tres ausencias (curso  2012-13).
Aunque la etapa de Educación Infantil no es período de escolarización obligatoria, debe incluirse también a este alumnado, recogiendo y comunicando a la Dirección Provincial de Educación las faltas de asistencia de esta etapa con el mismo rigor que en el resto de las etapas obligatorias. La adquisición de ritmos, rutinas y hábitos escolares en las primeras etapas constituyen una buena herramienta de prevención. Es una etapa fundamental en el desarrollo integral del niño y su posterior integración en las etapas de escolarización obligatoria.

 

Evitar la consolidación de la conducta y prevenirla para el futuro


En Palencia hay tres comisiones de absentismo escolar, una en la capital y dos subcomisiones que cubren el resto de la provincia: en Guardo para la zona norte y en Venta de Baños para atender a la zona sur. La composición de estas comisiones es similar y en ellas participan los responsables de las diferentes instituciones y entidades con competencia en materia de menores. Así, las comisiones están formadas por representantes de la Dirección Provincial de Educación, la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de Palencia, los ayuntamientos, la Diputación Provincial y asociaciones o entidades privadas sin ánimo de lucro. Además, se cuenta con la colaboración de Fiscalía de Menores.
Antes de 1986, la Comisión Provincial de Absentismo hacía un seguimiento desde la Dirección Provincial en los centros de EGB. A partir de ese año se decidió ampliar sus competencias a toda la enseñanza obligatoria (ESO) y cubrir hasta los 16 años. Desde el primer momento se establecieron protocolos de funcionamiento, consensuados con los centros y con las entidades colaboradoras, que han sufrido ligeras modificaciones a lo largo de los años, fruto de las distintas propuestas recogidas en las memorias anuales.
Esta documentación sirvió de base para elaborar la Orden de 21 de septiembre de 2005 que regula el Control del Absentismo en Castilla y León. Aunque se han mantenido los aspectos fundamentales, a nivel provincial se han ido incorporando propuestas recogidas en la memoria de absentismo escolar realizadas por  los centros y por las entidades participantes en  la comisión y subcomisiones. Entre ellas cabe destacar el hecho de que, mensualmente, los centros remitan a la Dirección Provincial de Educación a aquel alumnado que ha presentado un absentismo igual o superior al 15% del horario lectivo mensual, con el  fin de abordar con mayor prontitud la problemática detectada. De esta manera, lo que se pretende es evitar la consolidación de la conducta absentista y prevenir el absentismo escolar en el futuro.