Mucho más que una vivienda

DP
-

El antiguo colegio de Las Angélicas acogerá un proyecto de alojamiento colaborativo

Mucho más que una vivienda - Foto: Á“scar Navarro

¿Se imagina vivir en un lugar en el que comparta con sus vecinos una filosofía de vida, con zonas comunes en las que convivir con ellos de una forma activa y a la vez tener un espacio privado propio? Eso es lo que propone la Asociación Junt@s Alojamiento Socio-Colaborativo, que ayer celebró una jornada de información sobre esta idea en el Ateneo de Palencia.
Esta asociación se ha propuesto promover en Palencia una forma de alojamiento conocida como cohousing que ya está implantada con normalidad en países del norte de Europa, Estados Unidos y Cánada y que en España cuenta con diez experiencias consolidadas y varios proyectos como el palentino en marcha.
Esta asociación promueve un estilo de vida basado en habitar en un entorno físico bonito, seguro, adaptado, intergeneracional y comunitario en base a unas relaciones personales estables y a la vez con unos ideales vinculados al ecologismo, la autonomía personal y la cooperación.
La idea de este colectivo no solo es teórica sino que ya va cogiendo forma física, puesto que la asociación ha firmado un contrato con opción de compra con los propietarios del complejo del antiguo colegio de Las Angélicas de San Pablo, en la calle Batalla de Tamarón, número 3. La primera fase del plan, que esperan completar en el año 2022, constará de 30 apartamentos (todos orientados al sureste) con cocina americana, baño adaptado uno o dos dormitorios y terraza. En el semisótano se ubicarán los trasteros y algunos zonas comunes, como las cocinas, el comedor, el gimnasio, salas de usos múltiples y los almacenes. También se habilitarán espacios verdes y huertos urbanos dentro de este terreno, sobre el que se está estudiando adquirir el espacio adyacente para disponer de un edificio para personas asistidas en un futuro.
El diseño de este complejo residencial, del que un equipo de arquitectos ya está desarrollando un anteproyecto en el que primarán los espacios abiertos y luminosos, la accesibilidad, un sistema de edificación respetuoso con el medio ambiente y con el que se fomenta los rincones de descanso y las relaciones sociales, así como lugares muy relacionados con la observación de la naturaleza.
Los únicos requisitos para participar en este proyecto colaborativo es tener una edad comprendida entre los 45 y los 72 años, tener una correcta salud que permita llevar una vida independiente en el momento de ingreso en la iniciativa y cubrir las aportaciones que se determinen, que todavía están en fase de estudio. Desde la asociación aseguran que los costes de inversión o el desembolso para constituirse como socio inicial «serán muy asequibles» y también se están estudiando los costes mensuales del mantenimiento del complejo de alojamiento, así como posibles líneas de financiación, y de ayudas públicas o privadas.