La falta de acuerdo Cs-Vox dan aire a Miriam Andrés

ALBERTO ABASCAL
-
La falta de acuerdo Cs-Vox dan aire a Miriam Andrés - Foto: Á“scar Navarro

Ciudadanos mantiene su 'línea roja' de no negociar con el partido de Sonia Lalanda y esta le pide «responsabilidad»

La llave de la Alcaldía está en manos de la única edil  electa de Vox, Sonia Lalanda. Esa es la única conclusión que se podía sacar 24 horas antes de la sesión plenaria de mañana sábado para la conformación de la nueva corporación municipal del mandato  2019-2023. Y también que después de todas las negociaciones mantenidas desde el 26 de mayo, especialmente entre el Partido Popular y Ciudadanos a nivel regional y nacional para alcanzar un pacto de gobernabilidad, todo parece indicar que el bastón de mando del Ayuntamiento de Palencia puede recaer en la socialista Miriam Andrés, por cierto vencedora de las elecciones municipales. Y es que en la tarde de ayer el partido naranja no se había movido ni un ápice en su idea de no dejar entrar en el equipo de Gobierno a Vox, uno de los requisitos ineludibles para conseguir el voto favorable de Lalanda.
Pero como nada es lo que parece ni lo que puede ser, puesto que a lo largo de los últimos meses los partidos en liza han demostrado ser camaleónicos en sus propuestas, un movimiento de última hora podría variar los acontecimientos de manera determinante.
Con el pleno municipal en ciernes, lo que está claro es que tanto Alfonso Polanco como Mario Simón han atendido a los requerimientos de las más altas instancias del Partido Popular y Ciudadanos, respectivamente, para llegar a un acuerdo de gobierno, pese a que todavía a fecha de ayer existían flecos por finiquitar en el pacto alcanzado. En virtud del mismo, Mario Simón (Ciudadanos) se convertiría mañana en el alcalde de Palencia en sustitución de Alfonso Polanco. Sin embargo, para que esta ecuación se resuelva, los dos partidos necesitarían el visto bueno de Sonia Lalanda (Vox), ya que así sumarían 13 concejales, y esta ha reiterado por activa y por pasiva en los encuentros mantenidos con PP y Ciudadanos que quiere entrar en el Gobierno municipal y que las dedicaciones exclusivas han de reducirse a un máximo de tres. Este es el principal escollo de cualquier pacto a tres puesto que la jerarquía del partido naranja ha manifestado que no hay pactos que valgan con Vox y en Palencia no traspasan ni un ápice esa línea, aunque en Zaragoza Ciudadanos ha posibilitado la Alcaldía al PP con el respaldo de Vox.

La concejala electa de Vox, hizo pública hoy una carta abierta donde advertía de que su formación «no iba a ser comparsa» de la «indignidad» a la que se quiere someter a Palencia, dando la Alcaldía a Cs, la tercera fuerza más votada, y proponía «formar un gobierno alternativo a la izquierda» con los tres partidos de la derecha.
Sonia Lalanda recordaba que el PSOE ha sido la fuerza más votada en Palencia pero que el bloque alternativo a la izquierda, PP, Cs y Vox ha obtenido «más votos», por lo que defendía tanto la legitimidad de un gobierno socialista como del formado por las tres fuerzas de derechas.  Relataba, cronológicamente, que Vox remitió el pasado domingo al PP un documento programático como base para negociar un acuerdo de gobierno para los próximos cuatro años y que la práctica totalidad de las propuestas de la formación liderada por Abascal «fueron incorporadas» tras reunirse ambas formaciones. 
 A pesar de ello, en la mañana del jueves los palentinos se vieron «sorprendidos» por el «giro de los acontecimientos» tras los pactos «realizados al margen de Palencia» por el PP y Cs «desde Madrid» y que daban «la Alcaldía a Cs» con el apoyo de populares y de Vox, pero esta última formación quedaría fuera del Gobierno municipal «porque Ciudadanos tiene trazada una línea roja».  Ese mismo jueves, por la tarde, Sonia Lalanda relataba que representantes de Vox se reunieron en Palencia con el secretario de Acción Institucional de Cs de Valladolid para pedir el apoyo de esta formación -ayer volvieron a llamarla- al pacto PP-CS, «pero manteniendo la soberbia de humillar a Vox y sus votantes al margen del gobierno municipal». 
«La conclusión a la que hemos llegado tras la reunión es que a Cs no le importa en absoluto Palencia. Solo quiere la Alcaldía como una cuota de poder para su partido a nivel nacional», escribe Lalanda en  su carta abierta y precisa que en la reunión con Cs «en ningún momento se habló de programa de gobierno, ni de presente ni del futuro» de Palencia.  Por ello, Sonia Lalanda  insiste en esta carta en que Vox «no va a ser comparsa de esta vergüenza». 
«Mañana es la investidura del nuevo alcalde.  Allá la responsabilidad política y personal de cada uno de los protagonistas de esta vergüenza», advierte Lalanda. 

Por su parte, el PP de Palencia mantenía hoy que no va a ser «obstáculo» para que la ciudad tenga un gobierno de centro-derecha y sus representantes confirmaron que votarán mañana al candidato de Ciudadanos, Mario Simón, pero a la vez  pidieron a las otras dos fuerzas (Cs y Vox) que se «pusieran de acuerdo».
Así lo afirmaron en rueda de prensa el aspirante popular a la reelección, Alfonso Polanco, y la presidenta del PP de Palencia, Ángeles Armisén, quien aseguró que «está de la mano de las otras dos fuerzas que se pongan de acuerdo». 
La presidenta provincial del PP incidió en que la opción era un gobierno del PSOE o uno de centro-derecha y, al igual que Polanco, señaló que con un alcalde de Ciudadanos se va a cumplir «una gran mayoría» de su programa electoral. Tanto Polanco como Armisén recalcaron que los populares han asumido en estos días la responsabilidad de negociar con varias fuerzas políticas y que, tras varios intentos infructuosas de sentarse con Ciudadanos, «formación clave para decidir si Palencia disfruta los próximos años de un gobierno de izquierdas o de centro-derecha, aduciendo que desde instancias superiores no les daban permiso para hacerlo, decidimos sentarnos con Vox».
Así, Polanco y Armisén se reunieron con Lalanda y alcanzaron un acuerdo programático con la líder de la formación de Santiago Abascal en Palencia, incluyendo a su portavoz en la Junta de Gobierno Local y cediéndole la presidencia de la Comisión de Desarrollo Económico, en lugar de la concejalía que era lo que solicitaban inicialmente, a cambio de su apoyo en la investidura.
Fue minutos más tarde, explicó Polanco, cuando desde los medios de comunicación se enteraron de que PP y Cs, a nivel nacional, habían alcanzado un acuerdo mediante el cual los primeros mantienen la Junta de Castilla y León, y los segundos acceden a las Alcaldías de Burgos y Palencia, y a las Diputaciones Provinciales de Burgos y Segovia. «Tras muchas conversaciones, mensajes y declaraciones cruzadas, en las que ni Mario Simón ni yo, ni siquiera nuestros partidos a nivel provincial, sabíamos a ciencia cierta qué estaba ocurriendo, llegó el día de ayer, en el que se confirmó que el principio de acuerdo al que habían llegado en Madrid contenía esas peticiones, aunque indicaban que habría que negociar a nivel local», dijo el todavía alcalde en funciones. Ángeles Armisén, en declaraciones a la prensa, también defendió que el PP ha sido un partido «responsable», desde el mismo día de las elecciones, sentándose a negociar con distintas fuerzas políticas y permitiendo que el candidato de los populares renunciase, pese a ser el cabeza de la segunda lista más votada el 26-M, a optar a la Alcaldía. «Hemos reiterado que apoyaremos al candidato de Cs porque creemos que lo importante es hacer que Palencia tenga un gobierno de centro-derecha», señaló.
Para Armisén, su partido ha sido el que ha liderado la responsabilidad de los pactos y que, lo que toca, es que se conforme un gobierno que «dé futuro a Palencia». Finalmente, recordó, que no ha sido su partido, sino Cs, el que ha puesto condiciones en el pacto y que el Partido Popular, «no va a ser el obstáculo mañana (por mañana)».
Por lo demás, hasta Falange Española de las Jons se sumó ayer a las críticas calificando de «bochornosa» la actitud mantenida por PP, Ciudadanos y Vox, así como la de Ganemos, «dispuestos a votarse a sí mismos en vez de facilitar la Alcaldía a la señora Andrés», indicaban. «Queremos destacar que si bien Andrés no es santo de nuestra devoción, por infinidad de razones, no es menos cierto que es a ella, le duela a quien le duela, a quien le toca liderar el pleno municipal, y no a una serie de advenedizos sin vocación de servicio público», añadía FE de las Jons en un comunicado. Por último, el PSOE confirmó la presencia de la secretaria regional de organización, Ana Sánchez, a la constitución del pleno.