Trump desafía a la Justicia norteamericana

Europa Press
-

El presidente de EEUU se enfrenta a una posible destitución tras impedir la comparecencia de dos exasesores de la Casa Blanca por su implicación en un supuesto intento de presión del mandatario para no ser vinculado con el 'Russiagate'

Trump desafía a la Justicia norteamericana - Foto: ERIN SCOTT

Donald Trump ha ordenado a dos exasesores de la Casa Blanca que no testifiquen hoy en una audiencia de la Comisión de la Cámara de Representantes, mientras el panel considera si recomendará destituir al mandatario. 
El exjefe de personal de la Casa Blanca Rick Dearborn y el exsecretario de personal Rob Porter fueron citados por la Comisión Judicial del Congreso para comparecer en una audiencia sobre la posible obstrucción a la justicia por parte de Trump. 
"El presidente ha ordenado al señor Dearborn y al señor Porter que no se presenten en la Audiencia", ha afirmado el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, en una carta dirigida al presidente del comité, el demócrata Jerrold Nadler. 
Cipollone ha señalado que el Departamento de Justicia había determinado que Dearborn y Porter "son absolutamente inmunes a los testimonios obligados del Congreso con respecto a asuntos relacionados con sus servicio como principales asesores del presidente". 
El abogado ha indicado que el exasesor de campaña de Trump, Corey Lewandowski, quien también fue citado para comparecer en la audiencia de hoy, podría testificar pero no sobre conversaciones con Trump después de convertirse en mandatario o con sus asesores principales. 
Nadler ha calificado la medida de la Casa Blanca como una "afirmación impactante y peligrosa de privilegio ejecutivo e inmunidad absoluta". 
"Si prevaleciera en este encubrimiento mientras la Comisión Judicial está considerando recomendar o no artículos de juicio político, anularía la separación de poderes según lo previsto por nuestro fundadores", ha indicado en un comunicado, refiriéndose a Trump. 
Los demócratas quieren interrogar a los tres hombres sobre un episodio descrito por el ex fiscal especial Robert Mueller en el que Trump supuestamente intentó presionar al entonces fiscal general, Jeff Sessions, para redirigir la investigación de Rusia lejos de su campaña presidencial de 2016, conocido como Russiagate.
El episodio se encuentra entre una serie de incidentes que incluyen el informe de 448 páginas de Mueller sobre la intromisión rusa en la campaña electoral de 2016 que los demócratas ven como una prueba de que Trump obstruyó a la justicia.