60.300 € rehabilitan una casa para alquiler en Calzada

DP
-
60.300 € rehabilitan una casa para alquiler en Calzada

La Consejería de Fomento ha invertido más de 250.000 euros en 2018 para recuperar viviendas con destino social también en Villamartín, Castrillo de Villavega y Villaherreros

En la localidad de Calzada de los Molinos se ha llevado a cabo la rehabilitación de una vivienda para el alquiler social, incluida dentro del programa Rehabitare de la Junta de Castilla y León,  en cuya recuperación se ha invertido un total de 60.374 euros.
El delegado territorial, Luis Domingo González, visitó ayer el inmueble, que luce totalmente renovado gracias al proyecto, promovido por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que en 2018 ha destinado más de 250.000 euros a recuperar viviendas para alquiler social en Calzada de los Molinos, Villamartín de Campos, Castrillo de Villavega y Villaherreros.
La zona de intervención era la antigua vivienda del guarda. El edificio se encuentra en una parcela que alberga diferentes usos, como las dependencias municipales, guardería  y almacenes municipales. La vivienda ha sufrido diversos cambios con el tiempo, utilizándose recientemente para usos culturales y reunión de los jóvenes del pueblo.
La rehabilitación tenía como objeto dotar a la vivienda de mejores condiciones de habitabilidad mediante la reparación de la cubierta y la rehabilitación interior con sustitución de instalaciones, carpinterías exteriores e interiores, alicatados y solados, falsos techos y pinturas. También se ha llevado a cabo la instalación de fontanería y electricidad completa y la calefacción, compuesta por una caldera de biomasa con radiadores de aluminio.
El programa Rehabitare se enmarca dentro de las actuaciones que está llevando la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para promover el alquiler social como forma de solucionar el problema de acceso a la vivienda, especialmente en el medio rural. El proyecto, que surgió en forma piloto en el año 2008, consiste en la rehabilitación y puesta a punto integral de inmuebles de titularidad pública, con el objetivo de adaptarlas para el alquiler. Las nuevas viviendas se sitúan principalmente en el casco urbano de los municipios, y se trata de inmuebles en estado de abandono, lo que permite optimizar así las infraestructuras existentes y evitar el deterioro de patrimonio municipal.
Los propios ayuntamientos son quienes determinan el precio del alquiler, que no podrá exceder de la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar arrendataria, y también las personas que ocuparán las citadas viviendas, teniendo preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León.
El proyecto Rehabitare busca aumentar la flexibilidad de la Junta para adaptarse a las necesidades de las familias en un momento determinado, y facilitar el cambio de vivienda ante las nuevas situaciones personales, sociales, laborales o económicas que afectan a los municipios de la Comunidad.