Casi un tercio de los controles de droga da positivo

E.M.
-

Entre enero y noviembre se han realizado 1.029 controles de drogas, con 298 denuncias, y 79.642 de alcohol, con 446 positivos

Casi un tercio de los controles de droga da positivo - Foto: Javier Pozo

Llega una de las épocas del año en la que más aumentan los desplazamientos, pues los encuentros con familiares, amigos o compañeros son más habituales que en otras fechas, lo que lleva parejo unos días de comidas, cenas y demás celebraciones. Para muchos de estos eventos es necesario desplazarse de un lugar a otro, multiplicando así el tiempo que se pasa en la carretera.
En este sentido, la Dirección General de Tráfico es consciente de que la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas es uno de los factores de riesgo más importantes durante estos días, por lo que durante la última semana ha  promovido una campaña de control. A través de ella se han realizado miles de controles aleatorios en distintos puntos del país que las autoridades han considerado importantes para el tráfico.
Según la Dirección General de Tráfico, se calcula que en torno a un 10% de los accidentes considerados de gravedad están relacionados con el consumo de este tipo de sustancias.
Según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico, desde el 1 de enero hasta el pasado 30 de noviembre, la Guardia Civil de Tráfico de Palencia ha efectuado en las carreteras de la provincia 3.525 puntos de verificación de alcohol y drogas a conductores de vehículos.
En ellos se realizaron 79.642 controles de alcohol a otros tantos conductores, de los que 446 ofrecieron resultados positivos, por lo que generaron las correspondientes denuncias administrativas o penales. Por su parte, la Guardia Civil  acumuló en estos meses 1.029 controles de drogas, de los que 298 dieron positivo.
En total 744 conductores fueron sancionados en estos once meses por el citado motivo. Como conclusión, el número de conductores que se somete a este tipo de pruebas y da positivo es mayor en el caso de quienes lo hacen bajo los efectos de las drogas.
Desde la Jefatura Provincial no se ha podido facilitar el número de accidentes de tráfico sufridos en la provincia en los que haya influido el consumo de alcohol y drogas, pero la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología sobre las autopsias realizadas el pasado año a los conductores fallecidos en España por accidentes de tráfico, revela que el 43,4% había consumido alcohol, drogas o psicofármacos. En relación a la presencia de sustancias en los resultados toxicológicos, la memoria revela que el alcohol ha sido la más detectada en los conductores fallecidos, ya que el 61,2% de los casos analizados dio positivo. Además, el 44% había ingerido drogas y el 25% psicofármacos.
efecto. Las campañas que desarrolla la DGT tienen un doble efecto: por un lado se pretende controlar al máximo el comportamiento de los conductores y, por otro, se busca crear un efecto disuasorio que provoque cambios en la percepción de los potenciales infractores, demostrando que hay alternativas cuando se trata de coger el coche después de haber bebido.
El consumo de alcohol y drogas está detrás de uno de cada tres fallecidos en las carreteras, de ahí que las autoridades sigan esforzándose en limitar estas conductas al volante. Las sanciones por conducir tras haber bebido pueden ser tan graves que provoquen, incluso, la inmovilización del vehículo si los agentes interpretan que el conductor no está en condiciones de circular con total seguridad, incluyendo incluso penas de prisión si se superan los límites más altos, momento en el que se comete un delito contra la seguridad vial. A medida que la concentración de alcohol en la sangre aumenta en el conductor, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa, así como la gravedad del siniestro. Con una tasa de alcoholemia de 1,5 g/l, la tasa de incidencia de accidentes de gravedad mortal es 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.
Dar positivo en alcohol o drogas, dependiendo del nivel de exceso, puede conllevar una sanción económica, la retirada de puntos del carnet y, en los casos más extremos, penas de cárcel.