scorecardresearch

Enfrentamiento entre invictos

David del Olmo
-

El EasyCharger recibe esta noche (21,30 h) al Cáceres Patrimonio de la Humanidad en un duelo de la cuarta jornada, a la que ambos llegan sin conocer la derrota

Enfrentamiento entre invictos - Foto: Sara Muniosguren

El EasyCharger Palencia regresa al pabellón municipal esta noche (media hora mas tarde del horario habitual, 21,30 horas, al haber sido elegido partido de la jornada por LaLigaSportsTV) para disputar su cuarto compromiso de la temporada ante otro de los equipos que mejor han comenzado la campaña, el también invicto (ambos presentan un balance de 3-0) Cáceres Patrimonio de la Humanidad.

Un duelo para el que el equipo palentino contará con todos sus efectivos, mientras que el conjunto cacereño no tendrá a Manu Rodríguez, por una lesión muscular que ya le impidió ayudar a sus compañeros el pasado fin de semana ante el Huesca.

Como ya sucediera en la preparación del pasado curso, palentinos y cacereños se vieron las caras en la pretemporada, en un amistoso en el pabellón que ganaron los morados por 91-81. Y, como pasó en la 2020-21, nada tendrá que ver un partido de preparación (con los equipos repartiendo minutos y aún con ausencias) con el oficial. Este verano el equipo extremeño viajó a tierras palentinas aún sin dos de sus pilares interiores (ni Benoit Mbala ni Duje Dukan formaban parte de su plantilla) y en los locales acababa de aterrizar Noah Allen.

Ese aumento del poderío interior de su rival, con respecto a la preparación, lo destacaba en la previa Pedro Rivero: «El fichaje de Mbala, que es un cinco bajito que hace muchas cosas. Y Duje Dukan, porque entonces no tenían esa pieza que abriera el campo».

GRAN COMIENZO. Tres jornadas se han celebrado, en el estrecho margen de semana y media, donde tanto los de Pedro Rivero como el conjunto entrenado por Roberto Blanco han sumado sendos plenos de victorias.

En el caso del segundo rival que visitará el feudo palentino este curso (tras el TAU Castelló, que solo cayó 80-79) el miércoles de la semana pasada), empezaba la campaña ganando en el Multiusos de Cáceres al Leyma Coruña, uno de los grandes de la competición (78-74). 

Aquel día Mbala (14) y Devin Schmidt se combinaron para sumar 32 puntos: el pívot camerunés de 1,98 m lograba en apenas 16 minutos, 14 puntos y cuatro rebotes, forzando ocho faltas personales; el escolta estadounidense generaba otros decisivos 18 puntos (nueve de ellos -incluyendo los dos triples que logró en el duelo- en el cuarto periodo).

Un encuentro ha perdido el Acunsa Gipuzkoa, uno de los dos equipos descendidos el pasado verano desde la ACB, y fue en su cancha ante el Cáceres en la segunda jornada (74-67).

Schmidt sumó 19 puntos, aunque no estuvo solo, pues Mbala logró 10, Dukan 14, Belemene 11 y Carlos Toledo 10. Otro exmorado como el alero, el base Jorge Sanz, aportaba seis rebotes y tres asistencias. A 49'' del final ganaba el Cáceres 72-73, Schmidt anotó un tiro libre y Dukan dos para certificar su victoria.

Y el tercer triunfo del Cáceres lo lograba de nuevo en casa, ante el Huesca (90-83). Lo hizo en la prórroga, después de iniciar el cuarto periodo con ventaja (59-48) y atascarse en el cuarto. Pero en el tiempo extra (sentenció con un 12-2 de salida) sacó adelante un nuevo compromiso. Mbala fue su mejor arma anotadora (23 puntos), aunque los dígitos de Belemene (16 puntos y 14 rebotes) son dignos de destacar.

ROBERTO BLANCO. El entrenador del Cáceres desde mediada la campaña 2018-19 reconocía en vísperas del encuentro que «llegamos con buena mentalidad, los pies en el suelo y no queremos mirar más allá del próximo partido. Queremos seguir creciendo, competir como hasta ahora para tener opciones de ganar cada día».

Pese al buen inicio, avisa: «aún no estamos a nuestro nivel, estamos en fase de crecimiento, y creo que vamos a crecer mucho». Aunque eso no siempre signifique que el crecimiento se «convierta en victorias», puesto que «esto es deporte, unas veces se gana y otras se pierde».

PEDRO RIVERO. El técnico morado explicaba que pese al inicial sobresfuerzo que implica jugar tres partidos en un margen tan corto de tiempo «todo el mundo está bien, nadie tiene sobrecargas».

Reconocía que «se entrena mejor cuando la dinámica es buena», aunque eso no va a implicar relajación, dado que «son victorias no exentas de dificultades. Pues aunque hemos dominado parte de los tres partidos, el de Castellón lo ganamos en la bocina, cuando no teníamos que haber llegado nunca allí. Eso lo tenemos que mejorar. Creo que nos vino bien ese final ajustado para luego corregir cosas ante el Almansa».

De su rival destaca que «a la altura que estamos, todos tienen muy asimilado qué tienen que hacer dentro del equipo. Cuando hay dos o tres que llevan el peso, es más fácil. Pero a la altura que estamos, juegan bien y tienen muchas cosas, como si llevaran mucho tiempo».