Un debate sobre dos visiones de la ciudad

Carlos H. Sanz
-
Un debate sobre dos visiones de la ciudad - Foto: Sara Muniosguren

PSOE y Cs defienden otro modelo de ciudad frente a un PP que enarbola su proyecto

El plató de La 8 Palencia fue ayer escenario de la confrontación de dos visiones diametralmente distintas de la ciudad. Por una parte, la del alcalde y candidato del Partido Popular, Alfonso Polanco, que defendió las mejoras en la capital logradas durante sus ocho años de gobierno y pidió cuatro más para culminar los proyectos pendientes; y, por otra, las de los cabezas de listas del PSOE, Ciudadanos y Ganemos, que, pese a diferencias notables entre ellos, plantearon una enmienda a la totalidad -sobre todo los dos primeros- y exigieron cambios de calado que lleven a una Palencia mejor.
El jefe de Informativos de La 8, Álvaro Lantada, moderó el debate organizado por Promecal con la colaboración de DP, en el que el candidato a la Alcaldía del PP utilizó la estrategia esperada, la de salir a defender su legado. Así, repitió en varias ocasiones que «Palencia está mejor que hace ocho años», destacando incluso que «ha sido un gran plató que ha acogido eventos que solo se podían ver por la televisión» -en referencia a MasterChef- y que ha recibido un premio europeo.
Polanco evitó bajar al barro en todo momento, y capeó las críticas de la oposición a veces argumentando que muchas de las alternativas que propusieron desde la oposición ya están contempladas o en marcha -como el plan director del Cristo o la conexión con la A-67- y otras responsabilizando al Gobierno de España por su falta de apoyo como en el caso de La Tejera o el Lecrác- o a unos años «complejos y difíciles».
Donde más vehemente se mostró  Alfonso Polanco fue en la defensa de la evolución positiva de la hacienda municipal, donde mostró a cámara un gráfico en el que se comparaba la evolución del IBI de los gobiernos del PSOE -catastrazo incluido- y del PP. También se mostró firme en materia de empleo, recordando la bajada en más de 3.000 personas de las listas de paro en la ciudad, y defendiendo uno planes que «han beneficiado a más de 600 personas».
Apenas aportó propuestas novedosas, y, sobre todo, pidió tiempo para cumplir con proyectos como «la renovación del parque de Los Jardinillos, la remodelación urbanística de Pan y Guindas, con la adquisición de la nueva alcoholera y sus espacios verdes o la regeneración urbana de todos los barrios, comenzando por Gaspar Arroyo, renaturalizar la plaza Mayor y sus entornos, mejorar la iluminación y desdoblar la avenida de la Comunidad Europea», enumeró.
PSOE. Fue la candidata socialista, Miriam Andrés, quien de forma más contundente -lo hizo en al menos tres ocasiones- puso en duda el relato de Alfonso Polanco. Para el PSOE Palencia es una ciudad «que no funciona, está abandonada y dejada y tiene problemas de falta de oportunidades». Andrés se esmeró mucho en que quedase claro cuál es la receta que aplicará si es elegida alcalde. Así, habló de «creación de empleo de calidad», de «una gestión fiscal responsable, eficaz y redistributiva», o de la «mejora del acceso a los servicios públicos básicos, sobre todo para los más vulnerables».
Reconoció que mantendrá la actual presión fiscal pero avisó de que se introducirá un factor corrector de la renta, y enarboló el «derecho a la belleza» de los espacios comunes. «Usted ha fallado en la política de las pequeñas cosas y nosotros vamos a acabar con las zonas degradadas, como en el Cristo, y a renovar las plazas Mayor y de los Juzgados porque pueden ser espacios útiles y accesibles», le dijo a Polanco.
Insistió en medidas para «parar la sangría de población y la falta de oportunidades», con una política novedosa que impulse «los sectores estratégicos que no se han sabido aprovechar», e incluya «un plan de empleo local para dar una oportunidad de trabajar en su tierra a la juventud cualificada» y la ampliación del parque científico de la UVa.
En este sentido puso énfasis en que «la ciudad  lleva 10 años sin desarrollar un solo metro cuadrado de suelo industrial» y abogó por la promoción de espacios para empresas teniendo en cuenta al alfoz.
ciudadanos. La estrategia de Mario Simón, el candidato a la Alcaldía de Ciudadanos, se centró en la defensa de su proyecto de ciudad. Lastrado por la falta de experiencia -la lectura de varias de sus intervenciones le restó frescura-, optó por explicar un modelo de ciudad «donde se viva a gusto, se escuche a los barrios y los vecinos vean atendidas sus necesidades».
Así, Simón comprometió «más limpieza, mejor asfaltado, parques y jardines más cuidados...», e incluso enumeró algunas propuestas como nuevas instalaciones deportivas, un transporte más eficiente, la finalización de los carriles-bici o de proyectos como La Tejera, el Lecrác, la alcoholera y la ampliación de la Estación de Pequeña Velocidad y el uso de su nave como espacios     multiusos.
Con el peso de la crítica en boca de Miriam Andrés, solo recriminó a Polanco el no haber sido exigente con otras administraciones y se esforzó en dejar claro que Ciudadanos se presenta como alternativa «a 40 años de gobierno del PP y PSOE». También se preocupó mucho de enfatizar los logros obtenidos de su colaboración con el PP durante el mandato, como la bajada del 5% del IBI.
También dedicó parte de sus intervenciones a propuestas para mejorar la actividad económica -bonificaciones en el IBI para locales vacío y de las tasas y tributos para nuevos negocios, por ejemplo- así como para atraer empresas y desarrollar el tejido industrial.
ganemos. Quien más dificultades tuvo para entrar en el debate fue la candidata de Ganemos, Sonia Ordóñez, a quien también pasó factura la falta de experiencia. De menos a más, abusó de la estrategia de interpelar al actual alcalde y al resto de candidatos, fallida porque no logró poner en aprietos a ninguno.
Eso distrajo su discurso y restó espacio a sus propuestas, basadas en un modelo de ciudad más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. «Queremos hacer una Palencia más amable y limpia», dijo, para lo que anunció propuestas como un mayor control de la contaminación, la implantación progresiva del autobús gratuito o la peatonalización del casco histórico.
Sonia Ordóñez defendió la confección de un plan municipal de vivienda social que permita a los jóvenes acceder a 800 viviendas en alquiler pagando como máximo el 30% de su sueldo. Y en materia de empleo, apostó por un plan municipal dotado con 8 millones de euros en cuatro años «para la orientación, formación y colocación de 1.000 personas», a través de incentivos a empresas vinculadas a sectores como el cuidado de mayores, reciclaje, rehabilitación de viviendas o medio ambiente.
pactos. Y, por supuesto, se habló de futuros pactos, y quedó claro que las posturas de Cs y el PSOE no están tan cerca como algunos creen. «Pactaremos para las personas y no para ubicar concejales en concejalías y presidencias de comisiones. No vamos a pacto de Gobierno», advirtió Miriam Ándrés en clara referencia al pacto de investidura de 2015 entre PP y Cs.
Por su parte, Mario Simón, de Ciudadanos, dejó claro que están abiertos a todas las opciones. «Todos los partidos tienen y merecen el máximo respeto, pero si pretenden subir impuestos y tasas para cargar de tributos a las clases medias y las familias, que no cuenten con nosotros».
Sonia Ordóñez dejó claro que pactarán partidos que tengan propuestas «que  permitan progresar a la ciudad». «Somos una alternativa para un gobierno progresista», dejó claro, excluyendo a PP, Cs y Vox. Alfonso Polanco, más preocupado por saber si hay acuerdo entre PSOE y Cs, se limitó a decir que cree «en el diálogo y el respeto» con todas las formaciones.